La advertencia de Mauro Cabral…

Mauro Cabral es un activista trans e intersex, y con esto quiero decir que él es a la vez trans e intersex (sí, se puede, aunque el DSM diga que no).

Respecto a las operaciones de normalización a las que a menudo se somete a las personas intersex durante los primeros años o incluso meses y semanas de su vida, mucho antes de que tengan consciencia para decidir por si mismos, Mauro hace una advertencia, que viene a ser que las cirugías realizadas sobre las personas intersex les recuerdan cada día que sus cuerpos no eran lo suficientemente buenos para ser queridos tal y como eran originalmente.

Respecto a mis propias cirugías futuras… Tengo muy claro que quiero hacerme la mastectomía. Siempre he sentido mis pechos como un molesto añadido, con el que no sabía qué hacer (aunque descubrí que los escotes generosos son una buena baza a la hora de negociar con hombres), ni dónde guardarlo. Aunque estéticamente no me desagradan, me estorban a todas horas, y me parece que mientras los tenga, no voy a ser libre. Como si mis pechos me sometiesen a una servidumbre no deseada hacia ellos. Incluso me resulta difícil comprender como lo hacen las mujeres para convivir con sus pechos y soportar la vida con ellos.

La histerectomía es otra cuestión. Esta cirugía en lugar de librarme de una servidumbre, la provocaría, puesto que ya no podría elegir dejar de hormonarme. Pero ¿a quién quiero engañar? Ya soy psicológicamente adicto a la testosterona, y, como el fumador impenitente, yo soy adicto con alegría. Igual que la mayoría de los hombres, sólo que en su caso no necesitan comprarla en la farmacia.

El problema es que muchos hombres trans operados de histerectomía empiezan a desarrollar osteoporosis muy jóvenes. En el otro platillo de la balanza los médicos advierten que existe riesgo de desarrollar cáncer de ovarios. Ninguna de las dos opciones está muy investigada, pero los médicos recomiendan operarse.

Finalmente está el tema de los hijos. No descarto del todo un embarazo, pero preferiría adoptar, en caso de que algún día llegue a tener la estabilidad económica necesaria para tener hijos, que a este paso, va a ser que no. Siendo sincero conmigo mismo ¿de verdad sería capaz de dejar la testosterona y llevar adelante un embarazo con todo el que ello conlleva a nivel físico y hormonal?

Tener que decidir si me opero o no, es como intentar decidir qué dedo me corto.

¿Y la “reasignación de sexo”? Ya de entrada me siento muy incómodo con la palabra “reasignación”. Es como si los médicos y sólo los médicos tuviesen el poder (mágico, sobrenatural) de diagnosticar, redefinir y, en definitiva, distribuir o decidir (asignar) el sexo de todos los seres humanos. Pues no. ¡Mi sexo me lo asigno yo! ¡Faltaría más! Creo que la palabra reconstrucción es mucho más adecuada.

Las cirugías de reconstrucción sexual para hombres trans no suelen quedar muy bien, aunque últimamente la técnica está mejorando, y ya hay dos o tres buenos cirujanos  en el mundo que dejan satisfechos a sus pacientes.

No lo sé. Si tuviese la certeza de que el resultado va a ser bueno (con sensibilidad, funcionalidad, estéticamente aceptable)… ¿me operaría? ¿Pasaría con alegría por el duro proceso post operatorio? Seguramente sí. Pero ¿por qué? ¿Para agradar más a una posible pareja? ¿Para sentirme más seguro y definido en mis relaciones sexuales? Posiblemente estos serían mis principales motivos.

A diferencia de mis motivaciones hacia la mastectomía, que son internas, las motivaciones para la reconstrucción son externas. Las vería reflejadas en los ojos de los demás. Me sentiría bien al estar con otros.

Entonces es cuando recuerdo la advertencia de Mauro Cabral ¿No se convertiría ese cuerpo operado en un recordatorio de que yo, tal y como era, no era suficientemente bueno para ser querido? Es más ¿no será que ni siquiera me reconozco lo suficientemente bueno como para quererme yo mismo?

A veces, cuando estoy en ese lugar que se encuentra entre el sueño y la vigilia, cuando estoy sólo de verdad, siento que me gustaría arrancar sistemáticamente de mi cuerpo todo lo que pueda haber de femenino en él, empezando por los pechos, hasta terminar lavando célula a célula cada pequeño fragmento. Sin embargo, se que no lo necesito.

5 comentarios

Archivado bajo Identidad, Médicos

5 Respuestas a “La advertencia de Mauro Cabral…

  1. Ángela

    Como sabes, yo tengo la disforia estrepitosamente centrada en el cuerpo, por lo que no comparto la visión naturalista de Mauro, que entiendo mucho más acertada y «sana»… pero es que yo siento realmente que partes de mi cuerpo no tienen que ver conmigo.

    Me da un poco de vergüenza contarlo, pero últimamente me he vuelto a sorprender rezando, en ese territorio de duermevela que describes, como cuando era pequeña, para que mi cuerpo no me siga «jodiendo» la vida…

    Por lo que sea, casi seguramente por la educación y el refuerzo social recibidos, yo sí necesito que eso desaparezca. Lo digo porque comprendo pero no comparto en absoluto la sensación de «amputación» que describes… creo sinceramente que, si tuviera esa sensación, no debería pensar en operarme (excepto por causa mayor). Pero cuando el psicólogo de la Utig la menciona, me dan ganas de soltarle una bofetada…

    Habemos quienes somos trans por «incongruencia de cuerpo», y quienes lo somos por «incongruencia de género»… y nuestras prioridades son distintas.

    Muchos besos!

  2. ¡Qué horror!
    Sin duda cada uno debe buscar sus propias respuestas, porque como uses las de otro y no te sirvan… Hay gente que hace grandes sacrificios por agradar a los demás y aunque pueda parecer algo absurdo está «bien» si es lo que esas personas eligen libremente. Nadie se puede poner en tu lugar y nadie más que tú cargará con el peso de las decisiones que tomes. La única opinión que te vale es la tuya.

  3. Kim Pérez

    Me impresiona el tono acerado, masculino, del nuevo formato… Me emocionan las alusiones militares, y es militar!

    Y comparto las posiciones de Ángela y Dicybug, tendentes a la autoconsideración, pero sabiendo que a ti no hace falta recordártelo.

    Tomarás fríamente, racionalmente, la decisión que te convenga.

    Kim

  4. Muchas gracias por vuestros inesperados comentarios… Inesperados no porque no pensé que fueseis a comentar, sino por su contenido. Creo que por primera vez he conseguido entender a las personas que dicen haber nacido en un cuerpo equivocado ^_^

  5. Pingback: ¿En un cuerpo equivocado? « Aprendiendo a vivir de otra forma

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s