Archivo mensual: enero 2009

Toca mirar hacia atrás.

Estos días, por varios motivos, estoy mirando hacia atrás. O, más bien, hacia un lateral, hacia los posibles futuros que podrían haber sido y ya no van a ser.

Mi amiga E.S., que dice que no le importa que ponga su nombre, así que, a partir de ahora, se va a llamar Encarni, está organizando su boda, y el otro día fue a comprar el vestido de novia.

Puedo imaginar perfectamente lo que debe sentir una mujer al verse vestida de novia, especialmente en el momento en el que deciden: «este es el vestido que me gusta». Al parecer, es una decisión que les llega de golpe, como una inspiración, y debe ser muy emocionante. Nada que ver con lo que sentirá el novio, que si bien, seguro que le hace ilusión, no es comparable ni de lejos a la ilusión que sienten ellas. Después de todo, en las bodas, la novia es la protagonista absoluta, y el novio, un complemento necesario XD

Tabién, por otros motivos, he estado pensando en lo que podría haber sido el futuro con mi pareja. Ahora que ya tengo la mente más en calma y más centrada, pienso con nostalgia en lo que habría ocurrido si hubiese decidido seguir dentro de mi anterior papel, haciendo lo que se esperaba que debía hacer. Montar mi casa, convivir con mi pareja, quizá… ¿tener hijos?

La verdad es que cuando llego a la parte de «tener hijos» se hace una especie de fundido en negro. Creo que no habría podido pasar por ahí, o si lo hubiese hecho, me habría resultado muy doloroso (me refiero a psicológicamente, no físicamente). Tampoco lo habría pasado muy bien en una despedida de soltera, ni en una boda… teniedo que soportar todos los tópicos que se dicen en esas ocasiones sobre hombres y mujeres, y tratando de explicar que en mi caso no se cumplían.

En definitiva, creo que habría podido seguir adelante un poco más, pero no indefinidamente. Y lo cierto es que eso de vestirme de novia no me hacía la menor ilusión, ni me lo hace ahora. Si alguna vez me atrajo la idea era más por lo que significaba a los ojos de los demás que por lo que significaba para mi mism… ¿mismo? ¿misma? Vamos a dejarlo en «mismo».

Así que es como mirar fotos antiguas, de esas que te hiciste hace 10 ó 15 años, y piensas en lo bien que te lo pasabas entonces y lo distintas que eran las cosas. Pero en realidad, si te ofreciesen regresar a aquel momento y volver a vivirlo todo hasta el momento actual, dirías que no, porque en realidad ahora estás mejor.

Ahora me han dado ganas de eschuchar a Karina:

Pero, por lo demás, creo todo está bien.

6 comentarios

Archivado bajo Identidad, Reflexiones

Ejercito español: muy machos o muy hembras.

Hace algunos meses, todos los medios de comunicación se hicieron eco del caso de Aitor, un chico transexual al que no se le permitía el acceso al ejército por carecer de pene y testículos.

No pasó mucho tiempo hasta que la ministra de defensa, Carma Chacón, salió diciendo que ese requisito no era necesario y sería eliminado muy pronto.

En la siguiente convocatoria, los medios de comunicación volvieron a hablar de Aitor, aunque en esta ocasión era para explicar que había vuelto a ser rechazado, en este caso porque se le había pasado la edad para alistarse, que era de 26 años.

En aquella ocasión, a mi me pareció entender que la condición de no tener pene y testículos ya había desaparecido, pero hoy, hablando con un amigo que también quiere entrar en el ejército, me he enterado de que no. La cosa sigue igual.

Como no me lo podía creer (leñes, no es que piense que este chaval es un mentiroso, es que me parece increible, sobretodo teniendo en cuenta la publicidad que en su momento se le dió al asunto), mi amigo me dió el enlace al cuadro médico de exclusiones, y como me imagino que a los que leéis esto os pasará lo mismo, aquí lo dejo:

Cuadro médico de exclusiones del ejercito.

El que lo quiera encontrar rápido, que vaya al apartado J. Aparato urogenital, puntos 8 y 9.

Sin embargo, no sólo los hombres con ausencia total o parcial de pene o testículos son rechazados por el ejército. También lo son las mujeres con «Disgenesias, hipogenesias y agenesias gonadales y genitales», es decir que les falte o tenga alguna malformación en su aparato reproductor externo o interno. También están incluidas, por supuesto, las mujeres interesexuales, y, como no, las mujeres transexuales.

No entiendo muy bien qué tiene que ver la forma, tamaño, o existencia de gónadas y genitales para el ejercicio de la carrera militar. Supongo que el ejército español tan sólo quiere hombres muy machos y mujeres muy hembras. Pero, en el caso de las mujeres, que tampoco se pasen de «hembras», porque en el apartado K.7 también figura como motivo de exclusión «hipertrofia gigante de mama y otra patología mamaria que incapacite para la profesión militar». Sólo interesan hembras con las tetas chicas o medianas.

Las conclusiones de todo esto no son muy interesantes.

1) Que los políticos mienten. ¿A caso no lo sabíamos ya?

2) Que los medios de comunicación mienten y manipulan la información. Otra cosa que ya sabíamos todos.

3) Que cuando estemos ante un miembro del ejército profesional español, ya sea hombre o mujer, sabremos con bastante exactitud qué guarda dentro de los pantalones. Y si se trata de un varón, sabremos que lo del «miembro» del ejército, será tanto en sentido literal como figurado.

8 comentarios

Archivado bajo Mundo

Añadiendo nuevos enlaces

Pues sin ningún motivo en concreto (o quizá porque últimamente estoy un poco bajo de moralpor nada en especial y no quiero escribir sobre ello) he decidido aumentar mi colección de enlaces con algunas cosillas que he ido encontrando por ahí y que me han resultado útiles. Aprovecho la ocasión para comentarlos uno a uno.

Primero empezaré por los que ya están:

– La web de Carla Antonelli: más que una web es un portal completo sobre transexualidad. En ella podemos encontrar el diario digital, con noticias de interés general, y también de temática transgénero, artículos de opinión (de Kim Perez y Pierrot, entre otros), un foro muy activo, enlaces a otras páginas, etc… Para mi es una web básica que ayuda y apoya muchísimo.

FIG (Fundación para la Identidad de género): en su momento era una web de información general, pero ahora tan solo ha quedado el foro. Creo que se debe a que tuvieron problemas «pirateriles», aunque no estoy seguro, así que no digo más. Si se mantiene solo como foro, la cambiaré de sitio en la clasificación. Yo en ese foro no participo porque no puedo estar en todas partes, pero está bien tener diversas referencias, y que cada uno elija.

Ser y parecer: mi blog literario. Escribo historias que, de alguna manera, se inspiran en personas que conozco. Sin embargo últimamente no tengo mucho tiempo para escribir y está algo aparcado (¡¡¡pero lo retomaré!!!).

Ahora, los nuevos Enlaces:

– Transmemorial (europa): web dedicada a la memoria de las víctimas de la transfobia, y de las más conocidas activistas ya fallecidas. Esta es la versión internacional.

– Transmemorial (España): lo mismo, pero de España.

– Definición de homofobia(versión wikipedia): me hizo gracia y la agregué a favoritos. Espero que nadie la cambie.

– Asociación de Transexuales de Andalucía (ATA): no estoy de acuerdo con todo lo que dicen, pero dicen cosas muy interesantes.

– GTMB (Grup de Transsexuals Masculins de Barcelona): la web contiene mucha información util, pero está un poco desactualizada.

– Transexuales en la historia: aun no he mirado muy a fondo este blog, pero a primera vista parece curioso.

– La web de Kouka Garcia: es una web de información general para transexuales hispanoparlantes.

– El hombre transexual: otra web de una asociación, con mucha información sobre trnsexualidad masculina, aunque un poco desfasada. Lo mejor son los foros de HT, en los que ya no participa casi nadie de la asociación pero que sirven para encontrar ayuda, consejo y apoyo.

– Protesis para hombres transexuales: pues eso… una web general sobre apaños para arreglarnoslas sin lo que nos falta. Personas sensibles, mejor no mirar.

– Mango products: no sólo vende protesis, sino también otras cosas. Yo no digo ni que sean buenas ni que sean malas. Sólo pongo la dirección para que mire quien quiera (eso sí, personas sensibles, abstenerse)

– Tyron2: fabricante de protesis duales.

– Lola Jake.com: estos fabrican protesis de toda clase, con un precio más asequible que otros.

– Dj Knows: este sólo vende prótesis «pee and pack», por decirlo finamente.

– Underworks: pueeeees… ropa interior para tratar de disimular lo que nos sobra.

Y por último unos enlaces que no tienen nada que ver con la transexualidad, pero que a mi me gustan (¿pensabais que solo miro webs de esto?).

– El blog de dicybug: lo conocí por un comentario que me dejó, y ahora me he vuelto asiduo a su blog en la medida en que me es posible.

– El blog de Ariovisto: lo conocí saltando desde el blog de dicybug, y me resulta muy interesante y agradable de leer.

– Las fotos de Arguez: Arguez es un amigo mio al que le gusta la fotografía. Yo no entiendo mucho de fotografía, pero se cuando algo me gusta y cuando no, y lo que él hace, me gusta. Creo que merece la pena ir mirándolo de vez en cuando (¡¡¡y además dice que me permite usar sus fotos en el blog sin pagar derechos de autor!!!)

Por último, ya que estoy poniendo enlaces que me parecen interesantes de visitar, aquí dejo un «bonus track»:

– SHB (Sindorme de Harry Benjamin, los transexuales genuinos): La mayor sarta de idioteces jamás escrita sobre transexualidad, y para colmo enarbolando el nombre de Harry Benjamin como si éltuviese algo que ver con todo ese tinglado. Obviamente, no lo voy a poner en la lista de enlaces. De hecho ya me estoy arrepintiendo de ponerlo aquí.

6 comentarios

Archivado bajo Reflexiones

Pontificando sobre transexualidad.

El otro día leí un artículo escrito por Mar Cambrollé, presidenta de la Asociación de Transexuales Andaluza, que se titulaba: “La transexualidad no es queer”. Este artículo venía criticando el lema “ni hombres ni mujeres” que esgrimen algunos colectivos queer y al que, algunas personas consideran que los transexuales deberíamos adherirnos, puesto que rompemos los estereotipos de lo masculino y lo femenino.

Creo que ya he escrito antes sobre las teorías queer (o tal vez no), pero de todos modos, daré una breve explicación respecto a lo que son. Según la teoría queer, el género como tal no es más que una “performance”, un rol inventado por las personas para estructurar la sociedad de una forma artificial y que se nos impone a través de la educación desde el momento del nacimiento. Lo que viene a significar que si nadie se esforzase por inculcarnos una idea sobre lo que es lo masculino y lo que es lo femenino, hombres y mujeres seriamos iguales en nuestra manera de pensar y nuestro comportamiento.

Desde cierta perspectiva podría afirmarse que las personas transexuales demostramos que todo esto es cierto, pues cambiamos nuestro rol de género al llegar a la edad adulta, a desprecio de los esfuerzos realizados por nuestros padres (y la sociedad en general) para que fuésemos otra cosa.

Sin embargo, desde otro punto de vista, los transexuales somos la prueba viviente de que existe diferencia entre hombres y mujeres, puesto que nos sentimos tan identificados con un género concreto que no soportamos la idea de ser otra cosa. Defendemos con todas nuestras fuerzas que somos tan hombres o mujeres como el que más porque así es como nos sentimos. Demostramos que, a pesar de que desde fuera se nos intenta educar para que aprendamos ciertos comportamientos, nuestra propia naturaleza nos obliga a adoptar un rol de género diferente, de manera natural.

Mar Cambrollé, al afirmar que la transexualidad no es queer utiliza este segundo punto de vista como argumento. Sin embargo, otras personas transexuales afirman con todas sus fuerzas lo segundo. Tanto unos como otros hacen afirmaciones rotundas, tratando al colectivo transexual como un todo sobre el que podemos hacer aplicar demostraciones matemáticas que son siempre ciertas.

Yo antes me adhería a las teorías queer, y afirmaba que, en efecto, hombres y mujeres somos iguales. Ahora tengo puesta esa idea en revisión, pues me he dado cuenta de que lo que en realidad ocurría era que percibía que YO era igual que un hombre (claro, es que soy un hombre). Desde esa perspectiva, ahora me planteo que el hecho de que yo me viese como un hombre a pesar de que trataba de autoconvencerme con todas mis fuerzas de que era una mujer, viene a significar que puedo percibir una diferencia real y palpable entre un género y otro, y por tanto esa diferencia existe.

Sin embargo, luego leo a Kim Pérez, defensora férrea de lo queer, y me doy cuenta de que, aunque no estoy de acuerdo con muchos de sus planteamientos, la esencia de mis ideas y de las suyas es, de algún modo, similar.

Lo bueno que tiene Kim Pérez es que ella no pontifica. No trata de convencer a nadie de que sus ideas son las correctas y todos los demás están equivocados. Es flexible y no pretende llevar la razón absoluta, ganar ningún debate o imponerse a nadie. Lo mismo hace Carla Antonelli, una activista valiente y decidida, que gestiona uno de los mayores portales de información para personas transexuales sin aprovecharlo para tratar de inculcar a nadie su manera de pensar. Miento. Sí que trata de inculcar una idea, y es la idea de que cada persona es un mundo, y que todos somos libres de pensar, hacer y decir lo que queramos, siempre que mantengamos el respeto hacia quienes tienen opciones y opiniones diferentes

Pienso que, al final, esta es la única idea que es siempre correcta y verdadera. Creo que es posible que hayan personas transexuales queer, y personas transexuales no queer, al igual que hay personas queer y no queer entre el colectivo “no transexual”. Me da la impresión de que el ser transexual no debería presuponer una serie de ideas o comportamientos. Que una persona transexual puede ser machista o feminista, que un hombre transexual puede ser un buen “amo de casa” o no ser incapaz de freír un huevo, al igual que una mujer transexual puede ser una experta en bricolaje o no saber por qué lado se coge un destornillador, que a las personas transexuales puede gustarnos más el helado de vainilla que el de nata.

Si nos negamos a aceptar las imposiciones que la sociedad nos tenía reservadas por nuestro sexo desde el momento de nuestro nacimiento ¿No deberíamos tratar de no imponernos nada a nosotros mismos, entre nosotros mismos, como colectivo? Dejemos las pontificaciones para los curas y los profesores de universidad, y dediquémonos a intentar ser libres y a permitir que otros lo sean.

Aunque si alguien piensa que existe alguna idea sobre la que se puede generalizar, yo no le impediré hacerlo, ni le juzgaré por ello, faltaría más.

5 comentarios

Archivado bajo Reflexiones

Transexualidad: lugar sin ley.

«España entera es una banda criminal que un día va a ser desarticulada». No recuerdo quien dijo esta frase, que leí en un foro sobre seguridad en la red, que hablaba de las tropelías de la SGAE.

En España las leyes son una cosa «relativa», por decirlo de algún modo. Mi abuela suele decir que «hecha la ley, hecha la trampa», aunque lo cierto es que en este pais lo normal es saltarse las leyes «a la torera» sin ningún remordimiento.

Lo curioso es que esta actitud «relativista» llega hasta las personas que deben ejecutar e imponer la ley: la administración y los jueces, que también se erigen en legisladores cuando les parece oportuno.

Son muchos los casos en los que esto ocurre, pero ahora mismo yo estoy pensando en las trabas y problemas que suelen tener las personas transexuales a la hora de hacer el cambio de nombre y sexo legal.

Teóricamente, el proceso es sencillo. Basta con personarse en el registro con la solicitud pertinente y los papeles que demuestran que la persona cumple con los requesitos exigidos por la ley para que se comience el proceso, que debería terminar con la expedición de una nueva partida de nacimiento. La realidad es que hay jueces que exigen a la persona que acredite que se ha sometido a tratamientos médicos que hoy en día no son necesarios para hacer el cambio de sexo legal, como, por ejemplo, la masectomía o la cirujía de reasignación sexual, llegando incluso a exigir a la persona que se presente ante el médico forense y se desnude ante él para demostrar lo hombre o mujer que es (al parecer esta es una práctica habitual en los registros civiles de Barcelona).

También puede ocurrir que, a la hora de ir a reexpedir los documentos necesarios con tu nuevo y flamante nombre te encuentres con que el funcionario listillo de turno quiera hacerte pagar las tasas correspondientes a la reexpedición. Según la ley, cuando hay que reexpedor documentos por causas ajenas al intersado, no es necesario volver a pagar las tasas, y la ley de Identidad de Género lo vuelve a especificar, por si no había quedado claro. Pero no es raro encontrarse con que al ir a sacar el nuevo carnet de conducir, el nuevo pasaporte, los nuevos títulos académicos, etc, un funcionario listillo te diga que para eso sí que necesitas volver a pagar las tasas, ya que el cambio de nombre es un cambio realizado «por gusto».

A mi me gustaría saber qué entienden ellos que es hacer las cosas «por gusto».

La cuestión es que parece ser que los jueces no se han enterado aún de que se encuentran «sometidos al imperio de la ley», ni los funcionarios de que «la administración pública sirve con objetividad los intereses generales». Algunos activistas, como Carla Antonelli o Marta Salvans ya están intentando hacerse oir para que las cosas cambien, pero la voz de las personas transexuales no suena muy alto y todo lo que proviene de ellas (de nosotros) suele verse como la explicación de una situación curiosa y excepcional que realmente no es un problema de alcance general. Luego, cuando los jueces siguen haciendo lo que les sale de los huevos (con perdón de la expresión) en otros campos, todos se indignan y se sorprenden, como si fuera algo nuevo y nunca visto.

Aquí dejo un enlaces sobre el tema de las irregularidades en los registros:

Transexuales acusan a jueces de incumplir la Ley y condenarles a ejercer la prostitución.

Y aquí un video de Carla Antonelli en «La noria» en el que aprovecha la oportunidad de salir en la tele unos minutos para comunicar esta situación. No tuvo mucho tiempo, ni tampoco muchas oportunidades, pues en seguida otros participantes del debate le quitaron la palabra, pero menos es nada.

Deja un comentario

Archivado bajo Identidad, Mundo

Segunda visita a la psicóloga.

El martes pasado tuve mi segunda visita con la psicóloga. En esta ocasión se limitó a pasarme un test que en teoría sirve para conocer mi manera de resolver los problemas y de relacionarme con los demás. La verdad es que algunas de las preguntas me resultaron curiosas, y me dió la sensación de que, en efecto, a partir de los resultados obtenidos se puede saber bastante de la personalidad del entrevistado, a no ser que a este le de por mentir.

Por otra parte, creo que en realidad, no mucha gente mentirá a la hora de hacer los tests, ya que las preguntas por si solas no apuntaban a nada bueno o malo (excepto alguna del tipo: «¿ha forzado a otras personas a manetener contactos sexuales no deseados con usted?»), si no, simplemente, a distintas estrategias para hacer las cosas.

La consulta fue muy rápda; en menos de media hora ya estaba fuera. Pero claro, yo soy especialmente rápido respondiendo cuestinarios (después de todo, soy un profesional de la realización de entrevistas). Además, supongo que en estas primeras visitas, poca cosa será la que tenga que hablar con la psicóloga, pues no tiene muchos datos sobre mi. O quizá con otros pacientes que llegan con dudas y con más angustia que yo, tal vez necesite dedicarles algo más de tiempo. Supongo que habrá gente que tenga muchas preguntas o que necesite desahogarse con la psicóloga que supuestamente está ahí para ayudarle.

Bien, haber salido tan pronto de la consulta, me ha dejado un poco mosqueado, aunque supongo que no tengo motivos para ello, ya que terminar rápido no es ni bueno ni malo. También me produce un poco de ansiedad mirar el calendario y ver que todavía falta muuuucho tiempo para la próxima visita, y, al mismo tiempo, muy poco para el día del examen de la oposición (es curioso como cambia la percepcción del tiempo, teniendo en cuenta que el examen de oposición será seguramente en junio, y para la próxima cita ya no falta ni un mes). La cuestión es que llevo dos o tres días con los nerviosde punta. A ver si empiezo a hacer algo de ejrcicio otra vez, y me desfogo un poco.

2 comentarios

Archivado bajo Médicos

Feliz año 2009

¡¡¡¡Feliz año nuevo a todos los que os pasáis por aquí, aunque sólo sea buscando imágenes de arcoiris!!!!!

Este año, a diferencia de otros, no lo empiezo con buenos propósitos, sino con objetivos. Lo primero, continuar avanzando en mi camino, a ver si la próxima nochevieja a ningún tío se le ocurre plantarme dos besos para felicitarme las fiestas. No pido tener barba, ni pelos por todos lados, ni los músculos de Schawrzeneger, sólo un poquito de menos «cara de tía» y la voz algo distinta. Creo que no es un imposible.

El segundo objetivo, tan importante como el primero, o más, es sacarme la oposición y conseguir curro de funcionario. A diferencia del objetivo anterior, que no depende por completo de mi, si no también de las indicaciones de los médicos, lo de aprobar la oposición está en mis manos por completo, así que es incluo más posible que lo otro.

Y, finalmente, como todo el mundo, quiero perder un poco de peso.

4 comentarios

Archivado bajo Mundo