¡¡¡Que se cae el mundo!!!

Hace algún tiempo, la madre de una menor de edad trans contactó con una amiga mía. Se trata de una chica de catorce años que salió del armario siguiendo el ejemplo de Carolina. Para los que como yo no véis la tele, o la veis pero no tenéis ni idea de quién os hablo, Carolina es una chica trans que participó en la última edición de Supervivientes. No sé como lo hizo, pero la conozco en persona, y supongo que no se dedicó a ofrecer carnaza y morbo sexual, porque se trata de una niña muy maja, inteligente, y que lleva toda la vida hartándose de trabajar para sobrevivir… un buen ejemplo, creo.

Pero así están las cosas. La niña a sus 14 años parece que lo tiene muy claro, y a finales del curso pasado incluso empezó a ir vestida de chica a clase. Es más, como entre sus compañeros de clase tiene amigos, ha decidido que quiere continuar asistiendo al mismo colegio. El problema es que se trata de un colegio concertado… y religioso.

Así que cuando la niña, y su madre que la está apoyando a muerte, solicitaron que la tratasen como lo que es, apareciese en las listas y documentos internos con su nombre (cosa que se está haciendo ya sin grandes problemas en muchos centros educativos, sobretodo en institutos andaluces, donde hay bastantes precedentes), entrar en el servicio de las niñas, etc… Digamos que el director no ha hecho una fiesta, precisamente. De hecho, ni siquiera parece muy convencido de que sea necesario hacer algo de eso, ni de que él o alguno de los profesores del centro tengan motivo alguno para hacerlo.

Todavía queda entre muchas personas la idea de que la identidad de género ajena no sólo se puede, sino que se debe imponer, partiendo de la base de que esta viene ya impuesta y predeterminada desde antes del momento del nacimiento por una entidad sobrenatural y sobrehumana conocida como «naturaleza», que tiene unas normas insoslayables, las cuales han de ser cumplidas sí o sí. Claro, si las leyes de la naturaleza son inevitables, es imposible que un hombre sea una mujer, o que una mujer sea un hombre, o que aparezcan opciones que no son ni la una, ni la otra. Si es imposible que eso ocurra, entonces, una de dos: o es una afrenta consciente a las leyes de la naturaleza, una perversión inexplicable e insana que debe ser erradicada, o es un capricho fruto de la inmadurez y de las ganas de llamar la atención. Ninguna de ambas opciones es respetable, ni merece ser reconocida.

Si se respetase a una persona que dice tener una identidad de género distinta a la que las leyes de la naturaleza mandan, podrían ocurrir grandes catástrofes. Por ejemplo, si empezasen a llamar a esta niña que comento por su nombre de chica, tooooodas las mujeres del mundo serían profundamente humilladas en comparación. Si se la permitiese entrar en el cuarto de baño de las niñas, las violaría a todas, una tras otras, repetidamente. Si se la tratase con respeto, tal vez ocurriese lo que ha ocurrido al salir Carolina en la televisión: que otras personas puedan pensar que es divertido enfrentarse a las normas de esa entidad sobrenatural e inconstestable, y apareciesen más niñas, o niños, trans a su alrededor. Muy pronto todas las mujeres del mundo serían reemplazadas por falsas mujeres, y desplazadas de la sociedad por haber sido su lugar usurpado. Las violaciones serían constantes, la intimidad femenina, desparecida. Finalmente, todos los hombres querrían ser mujeres, o, como mínimo, se harían gays, y la especie humana se extinguiría irremediablemente.

¡Que catástrofe! ¡Y todo esto ocurrió por respetar la identidad de género de una niña de catorce años! ¡Horror y pavor! ¡Alguien debe hacer algo para evitarlo! Empezaremos negándole la oportunidad de decidir cómo quiere que la llamen, no respetando su intimidad obligándola a ir al cuarto de baño masculino (un lugar que se ha demostrado que es bastante peligroso para las mujeres trans, y en el que han ocurrido muchas agresiones… aunque también se ha agredido a mujeres trans por entrar en el servicio de las mujeres), decidiendo qué ropa debe llevar, y humillándola en toda circunstancia, hasta que renuncie a vivir en sociedad, y a ser posible, deje los estudios. Así lo tendrá más fácil para llegar al lugar que le corresponde: la zona de prostitución callejera.

Eso sí, todo en aras de mantener la paz social, y el orden natural de las cosas.

10 comentarios

Archivado bajo Activismo, Identidad

10 Respuestas a “¡¡¡Que se cae el mundo!!!

  1. Mi opinión sobre el tema ya la sabes. Hará falta mucho trabajo pero la chiquilla tiene posibilidades de salirse con la suya, aunque al ser los profesores y el orientador empleados del director, hay que convencer a ese director. Toca buscar lo que te dije de la clasificación de necesidades educativas especiales.

    Me ha hecho gracia cómo te has burlado del pensamiento dramático de alguna gente y me ha recordado a una canción de Javier Krahe cuyo enlace te voy a dejar aquí. Espero que te guste: http://www.youtube.com/watch?v=E7auapqSTHA

    …Y le siguen los pasos
    los de otros bares.
    Se rompen muchos vasos,
    cientos, millares.
    Se llena de cristales
    toda la calle,
    se cortan los chavales,
    ¡¡¡se inunda el valle!!!,
    se inunda la nación,
    el porvenir,
    la civilización,
    el buen vivir.

    Y los americanos
    mandan aviones,
    contra los mejicanos,
    ¡¡¡tiene cojones!!!,
    porque creen que España
    está ahí abajo.
    Y luego les extraña
    su mal trabajo.
    Sería el caos y la
    guerra mundial
    y a mí eso no me va,
    o me va mal…

  2. Ángela

    Yo creo que siendo un centro religioso, nos toca rezar porque el director no sea un gay reprimido (o «sublimado»), porque podría pensar: «que se reprima, como todo el mundo!».

    Que sea centro concertado es mejor que privado, en todo caso, porque se tienen que cumplir las mismas normas que en los públicos, aunque en la práctica pese bastante el «Codigo del Centro» (eufemismo muy mono para traducir: «lo-que-digan-Rouco-y-el-Benito»).

    Lo mejor de todo, empero, es que la niña parece muy decidida e inteligente, y que cuenta aparte de con su madre (¡qué maravilla!), con amigos que la apoyan y sostienen…

    ¡Qué tenga mucha suerte! (y que cuente con nosotrxs)

  3. Hola, Pablo!! Hace cosa de un mes que descubrí tu blog casi por casualidad, y la verdad es q me encanta!! Así q lo primero quiero felicitarte no sólo por cómo escribes sino por el gran ejemplo q das y sobre todo por esa fuerza q me transmites. Yo no soy trans sino bisexual, y la verdad es q admiro el valor no sólo q has tenido sino q sigues teniendo.

    Aparte, quería decir que al leer cosas como ésta de la q escribes a veces no sé si «reír» o llorar pq aún haya gente q tenga esas ideas fatalistas del fin del mundo, es decir, q se nieguen a aceptar esta realidad q ya existía pero q muchos como ellos se han empeñado en esconder para q así… ejem… deje de existir. Por fortuna, hay mucha gente (como la madre de esta niña) q apoya al 100% a la gente que no somos «como el resto» o q no somos como quieren que seamos…

    Un saludo

    • ¡¡Bienvenida missapology!! Yo también soy bisex (por decir algo, ya que el término se me queda un poco corto), aunque creo que soy el peor bisexual del mundo… Soy incapaz de hacer ninguna reflexión sobre el tema que sea más profunda que un vaso de agua (de los pequeños, no de esos de tubo). Simplemente, no entiendo la unisexualidad.

      • Gracias x la bienvenida!!

        Sí, ya había leído en alguno de tus post que eres bisexual 🙂 Pero no creo q seas el peor bisex del mundo, jajaja, cada uno somos como somos y lo expresamos como podemos!! Yo tco entiendo la unisexualidad y abogo por la bisexualidad mundial, seríamos todos mucho más felices, jeje. Lo de la reflexión es complicado, no siempre se está inspirad@ para según q…

        Por cierto, me alegro mucho por la niña y la madre sobre las que escribes, ¡qué gran paso!

  4. Supongo que más adelante haré un post sobre esto, pero… ¡¡¡Se ha conseguido que la niña sea tratada como tal en el colegio!!! Tres hurras para ella y su madre, por apoyarla, por no amedrentarse, por buscar ayuda para lo que necesitaba (eso no es tan fácil como parece, hay que ser valiente para poder pedir ayuda), por estar dispuesta a enfrentarse a quien fuera necesario, y por ser una buena negociadora.

    Ahora toca estar pendientes de que, además de tratarla en femenino, la traten bien. Sin embargo, una batalla ganada es una batalla ganada.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s