La identidad trans como mentira

Aunque no lo parezca, yo también tengo sentimientos. He aprendido a controlarlos, porque me da muchísimo miedo mostrarlos, pero están ahí.

No intento entablar una relación con cualquier persona. Incluso me permito rechazar a las personas que no me gustan, y este es un tema clave: debo aprender a que los demás también pueden rechazarme a mí si no les gusto. Eso no significa que no me duela igualmente.

Cualquier motivo para rechazar a una persona que no te gusta es bueno. Basta con que no sientas deseo hacia esa persona, o que el deseo se acabe por algún motivo.

Hasta ahora, siempre que me había gustado alguien, le decía directamente que soy transexual. Pensé que si todos sabíamos lo que hay, no me harían perder el tiempo, ni yo se lo haría perder a esas personas. Sin embargo, no las cosas no parecen funcionar así. Cuando le digo a una persona que me atrae que soy transexual, en seguida me coloca la etiqueta de «persona no follable». Me deja jugar a que ligamos. Hasta me sigue el rollo, porque a lo mejor en el fondo hasta le gusto y todo. O a lo mejor es al revés: en la superficie, le gusto. En el fondo, tiene miedo de mantener relaciones sexuales conmigo.

Por una vez, me gustaría poder ser «una persona normal», y no tener que estar luchando contra los prejuicios de la gente. Por una vez me gustaría saber como es ser un hombre. En el fondo, toda esta historia, los más de tres años de blog, empezaron por ahí. Así que conocí a una chica que me gustaba mucho, y decidí conscientemente, no decirle que soy transexual.

Le oculté una información que todos sabemos que es importante. Yo sé que es importante. Quienes leeis aquí, seáis trans o no, sabéis que es importante. Al mismo tiempo, fui yo mismo todo el tiempo. Sin embargo, cuando le dije que soy transexual, se sintió como una tonta. Dice que la he engañado. Dice que no le importa que sea transexual, lo que le importa es que le he engañado.

En realidad, sí le he engañado. Porque yo, precisamente yo, estoy orgulloso de ser trans (no transexual, sino trans a secas, transgénero, género fluido). Estamos hablando de mí, no de otro. Otros sí se consideran «hombres como otros cualquiera». Yo no. Yo no tengo una identidad masculina, no la he tenido nunca, y no creo que vaya a tenerla en el futuro. Mi identidad es puramente trans.

En realidad, no la he engañado. Soy un hombre, y soy el hombre que le he dicho que soy. Si en verdad no le importa el hecho de que tenga o no tenga pene, o el sexo que me asignaron al nacer… Si es cierto que no tiene ningún problema con que yo sea transexual ¿Por qué considera que le he mentido?

Creo que considera que le he mentido, en primer lugar porque ella también miente. Porque seguramente, en algún rincón de su mente, algo le gritaba con repugnancia que estaba tonteando con un transexual. Creo que, en alguna parte de su ser, estaba pensando que si hubiese tenido toda la información, tal vez no habría hecho algunas de las cosas que había hecho. Ella creía que yo era un hombre con todas las cosas en su sitio, y ahora no sabe ni lo que soy. Con la información que le he dado (no ha querido saber nada más allá de que soy transexual, estaba muy ofendida conmigo), es imposible ni siquiera que sepa de donde a donde transito. ¿De hombre a mujer o de mujer a hombre? Tiene el 50% de posibilidades de acertar. No decir que soy transexual es mentir porque significa ocultar información importante. La he obligado a tontear con una persona a la que tal vez ni siquiera sea capaz de desear. Estoy seguro de que mucha gente reacciona igual si lleva un tiempo ligando con una persona que va en silla de ruedas y no lo sabe.

Creo que también considera que le he mentido porque, ante la sociedad, mi identidad como hombre es una ficción. Es un teatro de lo políticamente correcto, donde la mayoría hace como que piensa que soy un hombre de verdad, pero en la que son muy pocos quienes lo piensan de verad. Aceptan barco, como animal de compañía, porque si no lo aceptan saben que yo lo paso mal, y me siento insultado, me angustio, o me enfado, o todas esas cosas y más al mismo tiempo. No les cuesta mucho trabajo seguirme la corriente. No decir que soy transexual es mentir, porque significa hacer creer a la otra persona que soy un hombre de verdad.

Pero es que, en mi caso, es cierto que la identidad auténtica es una identidad transexual.

A veces, escribo cuentos. Escribí uno para ella. En mi cuento, el protagonista es un demonio que es expulsado del infierno a la tierra, con la misión de enamorarse y luego regresar. Cuando llega la hora de volver al infierno, él le confiesa a ella que es un demonio, y ella le dice que no le importa lo que sea, porque le quiere como es. Yo le había dicho que yo soy el demonio. Cuando lo leyó, le gustó muchísimo, y me dijo que ella era la protagonista de la historia. No soy el único aquí que ha mentido. Ella también me mintió a mí, o quizá, simplemente, ni siquiera se había parado a imaginar lo que haría si de verdad le ocurriese. Porque ese tipo de cosas no ocurren. Igual que no ocurre la transexualidad.

Escribí la historia porque me dijo que le gustan las historias con finales felices. Yo le iba a responder que no puedo escribir finales felices, porque no sé como son, ya que para mí nunca ha habido uno. Sin embargo, no se lo dije. Imaginé un final feliz para ella, y con ella.

No, no digo que ella haya hecho mal y yo bien. Ni que ella haya hecho bien, y yo mal. En las historias reales, no hay ni buenos, ni malos. Ella tenía todo el derecho del mundo a ofenderse, o a rechazarme. Creo que yo también tengo todo el derecho del mundo a intentar no ser rechazado. Todos hacemos las cosas lo mejor que sabemos, y ya está.

Voy a seguir imaginando finales felices, aunque sólo sea para que hagan felices a otros. Quizá a base de imaginarlos, algún día consiga uno para mí (aunque lo empiezo a dudar seriamente), o tal vez mi destino en esta vida es conseguir para otros lo que no puedo lograr yo. A partir de mañana, y durante las próximas semanas, iré publicando la historia, poco a poco, en mi otro – semidesierto- blog, ser y parecer.

Mañana será otro día.

16 comentarios

Archivado bajo Parientes y amigos

16 Respuestas a “La identidad trans como mentira

  1. Kim Pérez

    Me parece una historia como debe ser, valiente aunque el cielo se caiga en pedazos. Todos deberíamos hablar así, pero pocos lo hacemos. Quizá hay que ser trans para ser tan valiente. Es valiente decir que se tiene una identidad trans, y no de hombre o mujer, que es lo cómodo, lo fácilmente entendible y hasta lo compasivo. Las/los/les trans somos incómodos hasta para nosotros mismos, y sin embargo somos, existimos, y tenemos todo el derecho a ser respetados. Somos valientes sólo por ser trans y afrontar nada menos que el Código de Género, que todos respetan a pies juntillas. Se puede dudar si debiste decírselo previamente o no. Veo al menos una buena razón para no decírselo, aunque ya sabes que mi postura es decirlo de antemano… cuando no sea evidente. La razón sería ensayar a ver si eres aceptado por ti mismo, dando un tiempo para ser conocido por ti mismo, moralmente, personalmente. Ese método ha fallado y la chica no ha sabido comprender que la dificultad va contigo, que lo arduo es lo que tú tienes que vivir veinticuatro horas sobre veinticuatro, toda tu vida, demonio bueno con ansia de un paraíso que no sabes si encontrarás… que algunos otros demonios no hemos encontrado y aquí estamos, con la misma ansia, quizá para otra vida
    . Se ha permitido jugar a la superioridad moral contigo y no la tiene. La Lógica es la Lógica, le dará vueltas a la cabeza a esta historia que no se le podrá olvidar, y algún día se preguntará si se habrá equivocado… y se arrepentirá al ver que no ha estado a la propia altura que ella vio al identificarse con la mujer de tu cuento… Los arrepentimientos son horribles, aunque son el camino por el que retornamos a la pureza infantil…

  2. Ángela

    Desolada estoy, y no sé qué decir…

    Ella ha jugado a la superioridad moral contigo, y NO la tiene… pero sí tiene miedo… Miedo causado por su ignorancia, seguramente. ¡A saber lo que entiende ella por transexual!… Me da que nunca se lo ha planteado siquiera, y su primera reacción ha sido, uff, tierra por medio, y tiempo para pensar…

    Creo que debes dejarle ese tiempo, y no dejar que tu impaciencia tense las cuerdas hasta la ruptura…

    ¿Deberías habérselo dicho antes?… Nunca lo sabremos. Como dice Kim (y tú mismo), es preferible, ya que no «se te nota» nada y eres visualmente un hombre de los pies a la cabeza, al menos, si no decirlo, «ir adelantando» que tienes un secreto, o que eres algo más de lo que aparentas (lo enigmático tiene mucho gancho para nosotras)…

    En fin, ella se lo pierde, chico, porque eres una de las mejores personas que conozco, y un pedazo de partido como la copa de un pino!

    Qué narices!! ¿¿Un pene es tan importante?? Joder ya!!!!!! (hablando mal y pronto)… ¿Y si lo hubieras perdido en un accidente? ¿Y si se lo hubiera comido tu «little pony» en un descuido cuando eras pequeño???

    Qué mierda!! Como dice mi Marta, la gente es un asco…

  3. M

    Siento lo que te ha pasado, pero creo que más vale enfrentarse al rechazo inicialmente que ocultar información. Si la información ocultada es importante no depende de quien lo oculta, sino de la otra persona. Y nunca podemos saber de antemano si la persona que nos gusta va a dar importancia a esa información o no, me temo que uno solo puede arriesgarse.
    Hay gente que resta importancia a un pene, pero creo que al igual que hay que respetar a quien no da importancia a si un cuerpo es femenino o masculino, hay que respetar a quien le parece importante.

    Inconscientemente, la mayoría de las personas asociamos ciertas características a un hombre o a una mujer, y si no las poseemos no veo que ayude en nada ocultarlo. No ayuda que alguien crea que tienes pene y ocultes que no es así, como no ayuda que una mujer estéril haga creer a su pareja que algún día podrán tener hijos (por poner el primer ejemplo que se me viene a la cabeza). Así te aseguras de que la persona que quiera estar a tu lado lo hace por lo que eres, no por lo que cree que eres.

    En cualquier caso, sigue soñando con finales felices. Perder la esperanza nunca ayuda.

    • Yo creo que si tú quieres estar con alguien, siempre depende de la otra persona el querer o no querer también… Como dices, uno solo puede arriesgarse.

      No se trata sólo de pene sí o pene no. Los prejuicios relacionados con la transexualidad son muchos. Si alguien dice de entrada que es trans, la gente le atribuye una serie de cualidades negativas (caprichoso, irresponsable, pervertido sexual, homosexual, prostitución, socialmente marginal, desagradable, monstruoso) que no coinciden con la realidad, y que es muy difícil combatir. Creo que no tengo obligación de ir cargando con eso todo el día, todos los días.

      La idea no es ocultar que no poseo todas las características que se atribuyen a los hombres (cosa que, por cierto, todo el mundo hace, puesto que ningún hombre o mujer tiene todas las características que tradicionalmente se atribuyen a los hombres o mujeres, y sin embargo nadie llega diciendo «hola, soy Pepe y no me gusta el fútbol», «hola, soy Pepe y leo poesía», o «hola soy Pepa y no quiero ser madre», «hola, soy Pepa y me encantan los deportes de motor»). La idea es impedir que de entrada se me atribuyan las características negativas relacionadas con la transexualidad, para no estar «eliminado» desde el primer instante. Primero, que me conozca, y si luego, con toda la información en la mano no quiere estar conmigo… es su decisión, y hay que respetarla.

      Todo el mundo muestra a la gente que le gusta su mejor cara. Es el paso del tiempo lo que va mostrando nuestros defectos… porque todo el mundo los tiene. No creo haber sido menos sincero que otras personas, ni haber ocultado más que otras personas, ni tener defectos más graves que otras personas. Si el único motivo invalidante para formar una pareja fuese ser transexual, los divorcios no existirían. Sin embargo, parece que yo (que, por otra parte, no me considero «defectuoso» por ser transexual, sino todo lo contrario) tengo que llevarlo por delante, mientras que es normal que los demás vayan mostrando su carácter con el paso del tiempo…

      • M

        «No se trata sólo de pene sí o pene no. Los prejuicios relacionados con la transexualidad son muchos. Si alguien dice de entrada que es trans, la gente le atribuye una serie de cualidades negativas (caprichoso, irresponsable, pervertido sexual, homosexual, prostitución, socialmente marginal, desagradable, monstruoso) que no coinciden con la realidad, y que es muy difícil combatir. Creo que no tengo obligación de ir cargando con eso todo el día, todos los días.»

        Eso es muy cierto y yo tampoco creo que tengas que aceptar que te atribuyan todo eso. Pero no sé, desde mi ignorancia creo que lo más fácil para normalizarlo es no ocultarlo. ¿Qué mejor forma de demostrar que puedes ser trans sin ser de esa manera que mostrándote abiertamente? Si alguien te rechaza por pensar que por ser transexual tienes que ser de X manera, igual eres tú quien gana por perder a una persona que te juzga partiendo de prejuicios.

        «Sin embargo, parece que yo (que, por otra parte, no me considero “defectuoso” por ser transexual, sino todo lo contrario) tengo que llevarlo por delante, mientras que es normal que los demás vayan mostrando su carácter con el paso del tiempo…»

        Míralo de este modo. Esa gente esconde aquellos aspectos de su personalidad de los que se avergüenza. Y tú no debes avergonzarte de ser transexual, así que no hay nada de malo en mostrarlo.

  4. Marisa

    Pues fíjate tu, que me tropiezo con ete blog, que ha sido una sorpresa pra mi, pues me parecía que este, era un mundo cerrado, pero ya veo que no. Toda, mi vida, me han gustado los hombres, pero al mismo tiempo me han dado miedo, supongo que sería largo de contar, pero en esencia, me produce rechazo la pulsión sexual que tienen, que generalmente les lleva a tener poca paciencia, lo cual trae muchas consecuencas negativas en las relaciones. Dejé de ser virgen muy tarde, con algunas intentonas, que salieron fatal y al final he conseguido tener relaciones completas con chicos que realmente no me gustaban, quizá porque el temor era menor. Bueno no voy a contar mi vida, aquí el caso es que desde que me enteré que había hombres transgenero, que eran igualitos que los otros, algo bulle dentro de mi, no dejo de ver en algunas páginas de contactos fotos de hombres, que se anuncian como «mujer», no me pierdo ningún programa sobre el tema, cuando los hay y cada vez estoy más en la certeza, de que si encuentro la felicidad junto a un hombre, ha de ser con uno F.T.M.. La verdad es esa, pero lo cierto es que no se dónde encontrar, porque son terriblemente jóvenes para mi ó s encuentra a mil kilómetros. Así que si alguien de vosotros, me puede indicar dónde ó cómo puedo contactar y hacer amistad con alguno ó algunos de ellos me encantaría y si hay alguien por aquí dispuesto. La verdad es que soy mayor, para muchos de vosotros, pero dicen que todavía estoy de buen ver. Si hay alguien que pueda ayudarme os lo agredeceré. De todas formas gracias a todos y todas.

    • Hola Marisa,

      Perdona que haya tardado tiempo en aprobar y responder el comentario, pero es que voy siempre corriendo y a veces estas cosas se me pasan. Sobre los hombres trans, creo que hay de todo… muchos tan machistas e insistentes como los hombres que no son trans. También hay hombres cis que son muy majos, amables y pacientes… pero vamos, que si te gustan los hombres trans, me parece muy bien. También estamos en todas las edades y en todos los países, lo que pasa es que los más mayores suelen ser más reacios a hacerse visibles (quizá también tienen menos tiempo o energía) y en algunos países es más fácil que en otros. Si quieres, escríbeme a kagu-kun@hotmail.es y me cuentas de donde eres, a ver si te puedo ayudar de alguna forma a conocer chicos trans de tu edad y región…

  5. Silvia

    El asunto es que ser trans es «transitar» de una casa a otra, te mudaste de un un cuerpo de un género a un cuerpo de otro género.
    En mi caso, siendo mujer (fui trans) pero una vez que me mudé a mi cuerpo femenino, ya no ando rememorando la mudanza de casa.
    No soy una eterna mudante «mutante».
    ese es el problema con asentarse en una identidad trans es asentarse en la mutación eterna, sin resolución.
    Para la gente funciona la dicotomía hombre-mujer, por mal que pese. y sino, eres mutante, sos de otro planeta, no sos real o al menos no eres como ellos.
    En realidad yo me dije a mi misma, si soy MUJER así con mayúsculas, y pude eliminar toda traza de elementos masculinos (produje una emasculación absoluta a nivel físico y lo que es más importante MENTAL) por qué insistiría acaso en considerarme trans? Si YA HE transitado, ya me he mudado. Y ahora vivo plenamente en mi realidad de mujer.
    Finalmente decidí por cojmpararlo con una reencarnación, en la vida pasada fui hombre, en esta soy mujer, pero si TODO el mundo (en caso de que existiera la reencarnacion) pasa por esos cambios de sexo, por qué ellos no son transexuales y yo debo serlo? Me pregunte… seráorque no tuvo lugar una muerte y nuevo nacimiento?

    Pues ok!! Dije, A morir y volver a nacer si es preciso.
    Y así lo hice. Y como en la memoria de los conocidos, amigos y parientes vivia la memoria de la vida anterior, pues paulatinamente dej+e de verlos, y a los que no dejé yo de verlos, pues solos encontraron falta de empatía conmigo y se fueron descolgando solos.

    Y me tras un período de 3 años de apagón absoluto de mi ser existencial… de ascetismo, meditación profunda, y de elevación con oraciones…
    Viví frugalmente, mi padre adoptivo apoyó mi operación espiritual, con su jubilación me mantuvo con vida latente. Dejé trabajos, cuentas bancarias, TODO apagué TODO.
    Pasé por intensos deseos de desaparecer.. fue terriblemente angustiante. Indescriptiblemente angustiante y con sueños nocturnos apocalípticos.
    Simplemente estaba MATANDO TODO
    le pedí a Dios que termine lo que faltó en le vientre materno…
    … y un día deje de sentir angustia…
    ese día morí
    Y tras un período de 1 año de serenidad y silencio (no hable con NADIE durante ese período)
    …y un día… volví a nacer
    mentalmente, físicamente y socialmente,

    Y al fin renací!! de a poco,mipapá me fue criando como nena,enseñándome valores de señorita porque estaba en blanco TOTAL)
    y ahora cada día más la realidad es BRILLANTE. ya no me asombra ser tratada como a una mujer normal. Es lógico, nací mujer.
    No puedo tener bebés, como una de cada 5000 mujeres no podemos tener bebés.
    Y soy feliz e infeliz como cualquier mujer normal. Ahora mis problemas son otros, los de cualquier chica común. Y los lucho con las mismas reglas y ventajas y desventajas de cualquier chica común.
    De esto no hablo más ya en mi vida, solo deseaba dejar constancia de que esto puede solucionarse de este modo.
    Realmente se soluciona.

  6. Silvia

    PD
    Bueno, mi problema era que no me sentía transexual, sino simplemente mujer corriente.
    Evaluaciones psiquiátricas confirmaron eso, y no parecía haber solución.
    Lo que somos está en la mente, y mi mente no acusaba vestigios de transexualidad en sus engramas mentales.
    Era un martirio tener que ser lo que no era (tener que ser trans mientras en mi alma sentía que no lo era)
    Era un problema grave, muy grave, que parecía indisoluble, pero tuvo solución. como todo en la vida, tiene solución (mediante el sacrificio correspondiente)
    Así que no presento mi testimonio como consejo ni como caso general.
    Solo un testimonio más.

    • Hola Silvia:

      Siempre agradezco los comentarios, pero en este caso el agradecimiento es doble, porque supongo que después de todo lo que hiciste, debe ser duro volver a tomar el contacto con el mundo trans que has dejado atrás.

      Conozco a otras personas que han tenido una experiencia similar a la tuya (aunque nunca tan compleja). Se han alejado de las personas que conocían de antes, y también han hecho sus sacrificios y ritos de renacimiento (por llamarlo de alguna manera, y sin pretender resultar ofensivo, sino todo lo contrario), como quemar las fotos «de antes», etc.

      En mi caso, me gusta ser trans. Como dijo mi amigx Gabrielle, cuando estás en el punto intermedio, puedes ir donde quieras. Sin embargo, creo que la mayoría de la gente no quiere estar siempre viajando, sino que desean llegar a su destino, porque saben que allí está lo que tanto desean. Otrxs, en cambio, lo que buscamos es el viaje en si. Son diversas formas de ver la vida, y ambas son válidas. Así que está bien contar con el testimonio de personas que elijen opciones distintas a la mía, para que quien llegue por aquí sepa que hay otras maneras de ver las cosas.

      ¡Un saludo y enhorabuena por haber conseguido llegar a ser quien realmente debías ser!

  7. Silvia

    Hola Pablo
    De nada, gracias a ti por hacer un espacio tan valioso de ayuda a personas con estas inquietudes, y que me permitas dejar este testimonio.

    Bueno, si antes no tenía contacto con nadie trans ahora menos aun.
    Ya pertenecemos a universos diferentes con las personas trans.
    Pero igual me gusta dejar constancia de que esto es posible, Por eso estoy posteando. Es un deber moral (aunque lo hago anónimamente, con un mail fabricado solo para postear este post,obvio, y desde una IP que no es mía)

    Este es mi primer post al respecto y posiblemente sea el único, sentía que debía ayudar a que quienes deseen tirar amarras en un puerto, bajar del barco y quemar la nave, que supieran que la operación se hace exitosamente si es el deseo hacer eso, obvio.

    Nunca tuve contacto con gente trans pues me recluí desde un principio y me asesoré por internet en lo medicinal (endocrinológico y quirúrgico), lo psicológico (el desarrollo de la Psiqué y la aniquilación total del Eros), y en lo actitudinal intercambiando sí en foros de chicas en asuntos de pelo, piel, cuerpo, que a la vez que aprendía datos útiles, absorbía la mentación de la mujer regular.

    El problema por el cual la gente trans (mujeres) se les nota lo trans (salvo lo facial en algunos casos) es a causa de no haber sido criadas como nenas, entonces no se les han desarrollado los engramas mentales correspondientes a la feminidad real, y lo que han hecho es un injerto de elementos más superficiales femeninos (mayormente fetiches) sobre un pie inconsciente masculino que nunca llegan a erradicar.
    Fíjate la pelicula Transamerica y como Felicity Fuffman se ve toda una trans que se le nota por todos lados, (y yo me la re crei que era una actriz trans, lo juraba!!) Y ese efecto fue logrado haciendo que ella emulara el pie inconsciente masculino e injertara artificialmente actitudes femeninas fetiches.
    Un trabajo excelente el de Felicity Huffman para comprender que el asunto es DEL TODO mental.
    Así obviamentre la actriz sufrió trastornos gravísimos durante el rodaje, como temores para ir al sanitario de mujeres, sintiendo que no le correspondía, temores en la vía publica de que era observada por rara, y cosas similares.
    Así como una mujer genética pudo echarse a la indefinición de lo trans desde la siquis, así una persona transñpuede dejar de serlo, como Felicity cuando terminó el rodaje y volvió a la vida cis gender. no lefue fácil volverse a parar firme nuevamente en su feminidad a Felicity.
    Y ahi está la prueba de por qué la gente rechaza lo trans. Pues porque los seres humanos nos definimos por comparación entre el self y el otro, y si el otro es indefinido, nos indefine el self.
    Por eso el rechazo, que no es más que un instinto de conservación de los roles de génerlo por parte de quienes fueron criados en el género que sienten y viven (cis genders)
    O sea, nadie quiere terminar como Felicity, (inconscientemente la sienten a la movida de piso) y pot eso rechazan a la indefinición del trans.

    Por esa razón, evito el contacto con gente trans, así aniquilé el pie inconsciente masculino (estando entre gente trans se refuerza) y sólo así puedo mantenerme cis gender.
    Ya estaba reasignada sexualmente, y pese a mis esfuerzos y conocimientos adquiridos en estructura craneofacial, sobre proporciones antropométricas de los géneros, se me notaba lo trans, y se lo atribuía a una falta de cirugia de feminizacion facial, hasta que comencé a estudiar lapoblacion femenina, y comprobé que MUCHAS chicas tenian ciertos rasgos masculinos,y hasta más marcados que los míos a veces… sin embargo nadie dudaba de que eran mujeres normales… por que ocurría eso???

    A mi se me dejó de notar lo trans cuando realicé la muerte y nuevo nacimiento.
    Sin cirugías faciales, ni de busto ni de caderas. Sin maquillaje.
    (no aumentarme el busto es lo que más me normaliza como mujer común y corriente)

    Nadie duda de que soy cis gender. Porque YO no lo dudo.

    Besos Pablo!!
    Gracias por ser un hombre de bien. Sabes? Permíteme resaltar algo muy masculino tuyo, es esa bondad sin trazas de resentimiento ni histeria.
    La templanza viril.

  8. Bernardo Laris

    Pablo, tu texto es profundo y sincero. Expones claramente tu experiencias y la compartes con nosotros. Tenemos mucho que aprender para vivir, como sociedad, en la diversidad. Y lo primero es aprender a ser sensible al otro, más allá de discutir dónde esta el deber ser. Pero cuidado, no estoy diciendo que no debamos preguntarnos qué es lo mejor que podemos hacer al afrontar una adversidad, lo que digo es que no hay fórmulas para todos los casos.
    Fuiste muy claro con el cuento del diablo, pero ella no entendió. La diferencia entre tu realidad y el cuento es que tu no eres un diablo. ¡Tú eres Pablo Vergara! Y estás buscando tu felicidad, y nos compartes la experiencia de tu búsqueda y por ello te digo «gracias».

  9. Charo

    Buenos días, Me ha encantado leer todo lo que ponéis. Yo pase por quirófano en 1994 y a mis 43 años siempre he llevado una vida muy ajena al mundo Trans. Yo al igual que algunas soy de las que he abandonado el viaje y me he asentado en mi renacimiento como mujer. Hasta ahora he vivido feliz, con mi trabajo, mis amigos, mi familia…pero no consigo cerrar el tema en el terreno sentimental. Antes no contaba nada y bien, aunque por miedo muchas veces dejaba a mis parejas. Lo curioso es que de un tiempo atrás algunos chicos se han dado cuenta de por lo que he pasado al tener relacciones sexuales y me ha creado un complejo horroroso. Se que no debo dejarme influenciar por ello por que somos personas maravillosas y sensibles y cualquier tendría que estar encantado de estar con nosotras pero…no dejo de sentirme rechazada y duele. A día de hoy estoy de bajón total y me estoy cerrando al amor poco a poco. A pesar de tener 43 años siempre me echan mucha menos edad y he salido con chicos de hasta 10 años menos que yo…lo achacaba a eso pero he probado con chicos de mi edad y me pasa lo mismo. En ocasiones pienso que sería encontrar a un chico que hubiera sido trans ya que me entendería mejor pero…por un lado no se ni como hacerlo y por otro creo que quizá lo esté utilizando como vía de escape. Es decir…que como veis estoy totalmente perdida. Me estoy planteando ir a un especialista para que me haga ver las cosas de otra manera…pero a día de hoy, estoy muy poco esperanzada en este terreno.
    Un beso y gracias a todos.

    • Hola Charo:

      Lo primero, mil perdones por no haber respondido antes. Tardé tiempo en aprobar tu comentario porque si los apruebo y no los respondo en seguida, se me olvida :S

      Si no me equivoco con las cuentas, te operaste a los 24 años, en 1994, cuando la prostitución parecía la única opción de vida para una mujer transexual, así que es normal que intentases pasar tan desapercibida como fuera posible. El mundo trans es duro, pero en aquella época era más duro todavía.

      No me extraña que los rechazos te duelan… Yo también estoy harto ya de que se me rechace simplemente por ser trans, o de que cuando no me rechazan, las personas (pocas) personas con las que he tenido alguna pequeña relación se sientan inseguras y tengan miedo de mi cuerpo (no, no son reparos, o timidez, sino directamente miedo), y que cuando la relación termina utilicen el privilegio de ser cisexuales para utilizar el que yo sea trans como un insulto (en realidad, con esa actitud sólo se insultan a si mismas).

      Por otra parte, pienso que si alguien te rechaza o utiliza ese tipo de cosas para hacerte daño, ya está indicando que no es una persona con la que formar una pareja. Las parejas pasan por muchas cosas juntas, y si las letras de tus cromosomas (en realidad, los cromosomas no tienen letras) o alguna parte de tu cuerpo, o alguna parte que haya existido en el pasado son suficientes para provocar el rechazo, imagínate qué puedes esperar de esa persona si no podéis pagar la hipoteca, o si alguno de los dos se queda sin trabajo, o si decidís tener hijos… un horror.

      También me parece que una relación de pareja sólida no puede existir si él no sabe que eres trans. Es una parte importante de tu pasado, y también tiene consecuencias en el presente. Sobre todo, ocultar esa información demuestra que no hay confianza suficiente. Si no puedes hablar de cualquier cosa con tu pareja ¿Qué sentido tiene? En tu caso, tiene un factor adicional: los registros del Observatorio de personas trans asesinadas muestran que muchas veces el motivo del asesinato fue que el asesino «creyó que era una mujer», y se sintió engañado al descubrir que era trans, por lo que mantener relaciones sexuales con alguien sin haberle avisado previamente de que eres trans es bastante arriesgadillo.

      Hay muchas parejas de personas trans, de todas las orientaciones sexuales, y aunque creo que muchas veces esas parejas comienzan como una especie de desahogo o vía de escape, lo cierto es que con frecuencia estas parejas llegan a ser muy sólidas y felices. Si quieres conocer chicos trans, en Facebook hay un montón de grupos en los que conocer gente. También puedes conocerme a mí mismo 🙂 Si quieres, mi correo es kagu-kun@hotmail.es (pero yo no me defino como persona que «haya sido transexual», sino que todavía lo soy :P).

      Respecto a especialistas, tengo una amiga psicóloga que está bastante sensibilizada con el tema trans y… bueno, me da bastante confianza. Está empezando a hacer sesiones por Skype (ya se está comprobando que ese tipo de sesiones funcionan) y ofrece unos precios muy ajustadillos. Si eres de Sevilla, también puedes verla en persona ^_^

      En fin, me enrollo como las persianas. Espero que te vaya todo muy bien y que pronto encuentres a la persona con la que ser feliz 🙂

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s