Democracia real.

Yo quería escribir sobre transfobia, ya que ayer fue el día internacional contra la homofobia y la transfobia, pero están pasando cosas más importantes.

Hace unos meses, me preguntaba por qué, habiendo más de cuatro millones de parados en este país, no nos poníamos de acuerdo para hacer algo tan simple como irnos a vivir todos a algún sitio de la calle. De la misma calle. Al mismo tiempo. Si no tenemos donde vivir porque no tenemos trabajo, si nos estamos quedando en la calle familias enteras, y no tenemos absolutamente nada que hacer ¿por qué no ir a no hacer nada todos nosotros en el mismo sitio?

Desgraciadamente, cuando por fin eso ha empezado a ocurrir, yo ya no estoy en el lugar apropiado para participar. No voy a explicar cuales son mis motivos, porque no pretendo justificarme, ni que nadie venga ayudarme a resolverlos, ya que, en el fondo, el motivo principal es que me falta energía para combatir en más frentes de los que ya tengo abiertos.

El día 15 de mayo, después de las manifestaciones que se convocaron en casi todas las capitales de provincia, algunas personas decidieron acampar en la puerta del sol de Madrid, con la intención de quedarse allí hasta el día 22. El día 16 esas personas fueron desalojadas de la plaza. Ayer, día 17, muchas otras plazas en otras capitales de provincia fueron «ocupadas» por gente dispuesta a pasar allí la noche.

Los medios de comunicación a penas se hicieron eco de las manifestaciones del día 15. Sólo en Granada se reunieron 5.000 personas, es decir, más de las que acudieron a la manifestación nacional del 1 de Mayo, convocada en Valencia. Muchas, muchísimas más, que las que acudieron a la manifestación del 1 de Mayo convocada por los sindicatos en Granada, que hace años que es una pantomima de autolucimiento y justificación de los sindicatos, que, en realdiad, ya no engañan a nadie.

Hoy los medios sí se están haciendo eco, y de paso están mostrando cual es la voz de sus amos. Mientras los medios de comunicación de derechas echan las culpas a los partidos de izquierdas, los medios de comunicación de izquierdas dicen que es un complot de los partidos de derechas.

Entre tanto, las encuestas electorales continúan hablando de la futura gran victoria del PP en las urnas. El PP brinda y se autofelicita, y sus políticos se complacen en que vendran otros cuatro, o quizá ocho años, en los que enriquecerse a costa del pueblo al que se supone que deberían representar. Otros cuatro u ocho años de gobernar a una masa domada. Los empresarios también se autofelicitan por sus buenos resultados. Controlados los sindicatos, los partidos políticos, los medios de comunicación y muchos de los movimientos sociales ¿quién va a dar problemas?

No se dan cuenta de que las reglas del juego han cambiado. Que cuando un gobierno no hace bien su trabajo, los paises se vuelven ingobernables. Las reglas del juego cambiaron el día que los controladores aereos se levantaron de sus sillas, y fueron colocados de nuevo en ellas a punta de pistola, literalmente. Continuaron cambiano el día que la Ley Sinde no se aprobó en el congreso, pero fue rescatada en el senado. Cuando los vecinos se han empezado a organizar en piquetes para impedir que un banco ejecute una hipoteca desalojando a una familia de su casa. Y cuando las personas han empezado a decirse las unas a las otras #nolesvotes.

Es posible que en las próximas elecciones no se note que las cosas han cambiado. Quizá las urnas no se resientan, ya que no existe opción política alternativa, sin embargo, creo que los años venideros no van a ser el paseo triunfal por la avenida del poder y el enriquecimiento fácil que han sido estos últimos tres años de crisis. Que tengas mayoría en el ayuntamiento, o en el parlamento, y puedas promulgar las leyes que quieras, no significa que esas leyes se vayan a acatar. Que tengas controlados a los sindicatos, no significa que la gente no se vaya a rebelar.

Una democracia real es una democracia en la que los gobernantes representan al pueblo. La legitimidad democrática consiste en que el pueblo pueda elegir a sus representantes, cosa que hoy, no ocurre. Las elecciones de hoy en día son una mesa con un plato de lentejas, si quieres las comes, y si no, las dejas. Pero si las dejas y te quedas con hambre, es culpa tuya, porque comida había: lentejas. Nuestra democracia es un comedor escolar que alimenta a todos sus alumnos, incluso a los que no van a comer.

Así que la pregunta es: ¿cómo conseguimos una democracia real? ¿Quienes serían los líderes que sí estarían legitimados para gobernar? El panorama es desolador, porque la única respuesta es: los que tenemos ahora, no. Probablemente porque lo primero que es necesario hacer es reconstruir la democracia, desde el principio. Una cosa muy difícil.

Entrevista a Jose Luis Sampedro sobre la Democracia Real.

El desalojo de Granada. Ved el video, es precioso.

Sobre las acciones de Madrid.

Un video de la acampada en Sol.

El punto de vista de los perros del sistema. No quiera Dios que muerdan la mano que les da de comer.

La opinión de Felipe González: hay que escuchar y hacer caso a los manifestantes. Para ello lo mejor es seguir haciendo las cosas como hasta ahora y que no cambie nada.

Por último, quizá algunos estén arrepiniténdose de la Ley Sinde. (Este es una viñeta, mirarlo no te hará perder tiempo y te provocará una sonrisa).

Entre tanto, yo ya he decidido por fin a quien voy a votar. Mi pueblo (como todos) está empapelado de carteles y publicidad de los diversos partidos políticos. Además de PP, PSOE e IU, ha aparecido una miriada de partidillos, que son los que estaban en los partidos grandes, pero que, como no les dejaban robar todo lo que querían, se han «desgajado» y han creado su propio partidito a ver si consiguen el escaño necesario para formar gobierno con alguno de los peces gordos y sacar una buena tajada. El dinero se nota: el PP y el PSOE, junto al otro partido que gobierna al lado del PP, son los que tienen más carteles, hechos en materiales de mejor calidad, y más coches haciendo ruido por la calle. IU, UPyD, y un partido local, hacen una campaña más modesta, pero todavía con cierta profesionalidad.

Lo que me ha hecho decidirme, por fin, es que hoy, junto a todos los carteles de los 6 ó 7 partidos «potentes» que hay aquí, han aparecido algunos más, de un partidito pequeño que presentan los pueblos de alrededor. Es una foto cutre, del candidato ataviado con el traje que se compró para la boda de su prima Mari. Las fotos están pegadas con cinta de embalar, en cartones que, en otra vida, fueron cajas de frutas, o cajas de cartón normales y corrientes. Se nota la falta de medios.

Me he podido imaginar al candidato, yendo a un sitio con palmeras y la cámara compacta de su amigo Paco, a ver si hacen una foto medio decente. Dos horas de photoshop de aficionado sin pretensiones en el diseño de los carteles. ¿Que eslogan ponemos? Al final, sin eslogan, sólo el nombre del partido. Muchos números para ver como se paga la imprenta, y cuentas para decidir el mínimo razonable de carteles, porque no está el horno para bollos. Luego los cuatro de siempre, pegando los carteles uno a uno, con metros y metros de cinta de embalar, mientras otros dos se dedican a desmontar las cajas que han ido recolectando de comercios, invernaderos y corridas de frutas. Finalmente, a colocarlos en un rato, muertos de sueño, que mañana hay que trabajar.

Hace ocho años, ese partido sacó dos concejales. Hace cuatro, sólo uno. Posiblemente en las próximas elecciones, no saque ninguno. En realidad, su programa ni siquiera es para la gente de mi pueblo, sino para los del pueblo de al lado, que depende administrativamente del mío. Me da igual. Son los únicos que son como yo, con los que he podido verme identificado. Los únicos que han ahorrado en su campaña, los que han usado los medios más modestos, y los que más se han ensuciado las manos en el proceso. Sólo por eso, se merecen que les vote, aunque quizá al final nadie más que yo lo haga.

Edit: añado una dirección más (la del comentario de abajo, por hacer trackback a Enrique Dans http://www.enriquedans.com/index.php?p=12611 ) También os recomiendo los hasgtag de twitter #yeswecamp #spanishrevolution #acampadasol #acampadagranada #notenemosmiedo

8 comentarios

Archivado bajo Mundo

8 Respuestas a “Democracia real.

  1. Un estupendo artículo de Enrique Dans, con muchos enlaces interesantísimos, especialmente el del programa de radio de Federico Jiménez Losantos, que no se entera de la misa la mitad, y se permite el lujo de llamarnos «imbéciles» o «que se cuelguen de un pino». Siempre me ha gustado escuchar a un idiota llamar idiotas a otros, es uno de los piropos más bonitos, que suelen augurar un maravilloso éxito en el futuro.

    http://www.enriquedans.com/index.php?p=12611

  2. M

    Me ha gustado mucho tu entrada, especialmente la última parte 😉

  3. Yo comparto la queja sobre los partidos mayoritarios, por cómo ignoran a la gente, por cómo no hacen nada por mejorar nuestro sistema democrático y solo se preocupan de cómo conseguir y mantener el poder. Pero ahí acaban mis coincidencias con este movimiento. Porque no voy a hacer con ellos lo que no hago con los partidos políticos, es decir aplicar un filtro que solo me deje ver lo positivo y silencie lo negativo.
    – No comparto en absoluto el manifiesto de Democracia Real Ya (el de su web con ideas comunistas que me ponen los pelos de punta), aunque entiendo que muchos manifestantes ni saben qué propone quien les convoca, al menos oficialmente. Poco me gusta el PSOE, pero nada en absoluto las ideas que difunde la web de Democracia Real Ya.
    – En el mismo sentido del punto anterior, poco ayuda a las protestas que quien dice quejarse del poder de los políticos proponga ideas que suponen que el poder de los políticos sea total y absoluto y que son incompatibles con un estado de derecho. Sé que solo son las ideas de esos convocantes, no de todos los manifestantes, pero hace las manifestaciones poco creíbles.
    – No comparto que desafíen las resoluciones de las Juntas Electorales. Los manifestantes no son más que nadie ni están por encima de la ley. Todo el mundo tiene que solicitar permiso para manifestarse con unos días de antelación (10): ellos también, como todo el mundo.
    – No comparto que pretendan violar la jornada de reflexión. Les gustará más o menos, pero es mi derecho a que se cumpla la ley ese día y que me dejen en paz el que están violando. No son más que yo.
    – No comparto que protesten porque no se sienten representados por los partidos mayoritarios. Así es la democracia: si no te gustan esos partidos monta el tuyo y pide el voto. Y si hay opciones que te gustan y nadie les vota, acepta el resultado. Otra cosa es criticar cómo se comportan, que sean corruptos, etc. pero no entiendo que no sentirse representado por ellos sea motivo de protesta. Hay mecanismos democráticos que dan salida a eso.
    – No escucho que nadie pida algo tan sencillo para regenerar la democracia como las listas abiertas o acabar con la designación de los jueces de los altos tribunales por parte de los políticos. ¿No es extraño que diciendo que quieren una democracia real no se pidan listas abiertas?
    – Los manifestantes no son los representantes de nadie, ni del pueblo ni de los españoles ni de nadie. Si criticas a los políticos porque no representan a nadie lo primero que debes ser consciente es de que en este momento te estás convirtiendo tú mismo en un político pero al margen del sistema democrático y con absolutamente ningún poder de representación. Asambleas, reuniones, manifiestos, etc. Lo mismo que los políticos profesionales pero con menos legitimidad. Frases del estilo «esto ya no hay quien lo pare» o «esto va a ir a más» encajan mal con la nula representatividad de los manifestantes.
    – Desconfío de que esto sea una maniobra de algún partido político existente (IU) que no es capaz de conseguir votos y que monta estas revueltas para conseguir una visibilidad y una fuerza que no le corresponden. Sabiendo qué personas están detrás de la web de Democracia Real Ya creo que la desconfianza está justificada.
    – Hay muchos momentos para manifestar opiniones. Estas manifestaciones podrían haberse producido en muchos momentos. Que sean tan cercanas al día la votación recuerda demasiado al 2004: no dejar pensar, no dejar ver las cosas con perspectiva, votar con intranquilidad. No me gusta.

    Nada de esto era necesario: ¿estás descontento? Pues te manifiestas y protestas lo que quieras. Pero no busques más poder del que te corresponde. Si quieres poder, funda un partido, elabora un programa electoral y preséntate a las elecciones.

    (en ningún momento me dirijo a ti, Pablo. Hablo en impersonal)

    • Empiezo por la parte de las resoluciones de las Juntas Electorales (por cierto, la de Valencia sí ha admitido la acampada).

      Partimos del artículo 21.2 de la CE, que reconoce el derecho de reunión previa comunicación, que no podrá ser prohibido salvo por razones fundadas de alteración del orden público, con peligro para bienes o personas. De ahí, nos podemos ir a la L.O. reguladora del derecho de reunión, que dice que se debe informar de la reunión con 10 días de antelación, o al menos con 24h en casos graves y urgentes.

      En este caso, la reunión del 15-M, organizada por una plataforma, sí había sido comunicada, pero la del 17 fue una reunión espontanea, y por tanto nadie la comunicó. La urgencia y gravedad se funda en que es necesario convalidar la autorización de esta reunión que de hecho se produjo, y que el objeto de las reuniones es un acto destinado a pedir el voto responsable en las próximas elecciones, por lo que no tiene sentido que las reuniones se produzcan después de estas, especialmente teniendo en cuenta que la gente se está reuniendo de manera espontanea. Mejor autorizar que llamar a los antidisturbios, porque como a algún gilipollas se le vaya la mano y mate a alguien (por accidente), ya sea civil o policía, las cosas pueden acabar muy, muy mal (sobretodo para el muerto). Quien no vea que estamos en un momento muy delicado, de grave tensión social, necesita una visita al oculista. Con urgencia y gravedad.

      No obstante, al pedir el voto «responsable» entramos, efectivamente, en la ley Electoral. Y la ley electoral dice que partidos, sindicatos, asociaciones y agrupaciones diversas pueden hacer campaña electoral (y son los únicos que pueden hacerlo). En este caso podríamos hablar de una agrupación (espontanea, pero agrupación) haciendo campaña electoral dentro de las fechas establecidas para hacer campaña electoral, si bien, en mi humilde opinión, explicar a la gente que antes de votar se informe de a quién está votando, sin indicar a quién sí o a quien no votar (esto no es #nolesvotes, es otra cosa), más que campaña me parece una labor pedagógica que debería continuar después de las elecciones. Pero vamos, que al margen de esta consideración mía, y haciendo una interpretación medianamente ámplia de lo que es una campaña electoral, este tipo de actividades en este momento, no sólo no es ilícito, sino oportuno. Es el momento reservado por la ley para hacerlo.

      Así pues, las juntas pueden prohibir las reuniones, de manera arbitraria y, en mi opinión ilegal. Pero con eso lo único que van a conseguir es alimentar este movimiento, puesto que lo que uno de los motivos que lo impulsan es la constante violación de los derechos fundamentales, y del resto del ordenamiento jurídico español. Creo que la idea general que late en la mente común de las personas que se están reuniendo, es que nuestros gobernantes no se atienen a los límites que el pueblo español les ha.

      Este movimiento ya no es de una organización concreta (Democracia Real Ya, de hecho, se ha desvinculado de él, aunque lo apoya). En mi opinión, es el poder constituyente activándose a si mismo para decirle a los poderes constituidos que somos nosotros quienes los hemos creado a todos ellos, que les hemos dado una reglas que deben cumplir, y que si se creen que se las pueden saltar a la torera sin consecuencias, están muy equivocados. Si esto fuese un estado de derecho, la junta electoral estaría obligada a permitir las manifestaciones, y actuar de manera contraria es algo que no debemos tolerar.

      Por otra parte, sin entrar en si son o no son actos de campaña electoral, y sin entrar en si la jornada de reflexión es o no es útil, creo que no es ético ni oportuno hacer manifestaciones el día 21, ni el día 22, aunque sólo sea por una cuestión de respeto al proceso democrático y a la importancia que tienen los comicios. No estoy de acuerdo con que se convoquen manifestaciones para esa fecha.

      Del resto de objecciones, interpreta, por favor, que estamos hablando de esto en un bar, con una cervecita a mano y unas tapitas de algo que nos guste cerca.

      – Yo sí comparto una buena parte del manifiesto, aunque no todo. Lo cierto es que, excepto la manifestación del día 15, el resto de manifestaciones y acampadas está siendo autoconvocada. Las autoconvocatorias sorprenden a la clase política, y a la ciudadanía en general, porque no parecen muy frecuentes, pero yo, en dos años de activismo, he visto ya más de una autoconvocatoria. No es ninguna novedad… muchas revueltas populares del pasado han sido así, y sin internet ni móviles. La novedad es que ahora es más fácil, y es más difícil convencer a la gente de que la están manipulando, porque el contacto es directo y puedes ver literalmente como la convocatoria se va extendiendo boca a boca. Otra novedad es que, de momento, no está habiendo violencia ni vandalismo. Esperemos que se mantenga así.

      – No estoy de acuerdo con ciertas propuestas de Democracia Real Ya, pero sí estoy de acuerdo con la base: nuestro sistema democrático está corrupto y ha dejado de funcionar. La mayoría de la gente que está apoyando el movimiento está de acuerdo en esto, más allá de las ideas de los convocantes. En realidad, no creo que casi ninguna de las propuestas iniciales del grupo Democracia Real sigan adelante por este cauce.

      – Respecto a las protestas por la gestión de los grupos mayoritarios, me parece totalmente legítima, porque la democracia debería permitir la entrada de grupos emergentes. Sin embargo, los grandes partidos no funcionan democráticamente, y el sistema electoral sin listas abiertas propicia que esto sea así. Los líderes deciden autoritariamente quien se presenta y quien no, y en qué posición de la lista. Con listas cerradas, la disciplina de partidos es férrea y sólo mandarán los amigos (obedientes) de los que ya están mandando. La ley electoral cierra el paso a los partidos emergentes. Por ejemplo, los espacios publicitarios gratuitos se ceden en función de los votos que cada partido recibió en las elecciones anteriores, con lo cual un partido que en las elecciones anteriores no participó, a penas recibe espacio, y se le situa a las horas de menor audiencia. Los fondos para propaganda también van en función de los votos, así como de lo que te cedan los bancos (luego eso se paga con favores), y de la capacidad económica que tengan tus propios afiliados. Si te fijas en los últimos párrafos de esta entrada, explico el efecto que tiene eso en la campaña de mi pueblo. Hasta ayer yo no recordaba que el partido al que quiero votar se iba a presentar. Es contra todo esto contra lo que se protesta. La ley electoral elimina a las minorías que existen a nivel nacional, y premia a las minorías nacionalistas, acantonadas en provincias poco pobladas, que deberían tener su representación en el Senado, que es la cámara de representación territorial (cámara que, por otra parte, debería tener su utilidad), y no en el Congreso.

      – Reforma de la ley electoral. Verdadera separación de poderes. Listas abiertas. Son los objetivos que se están manejando ahora. http://twitpic.com/4z9bnr

      – Los manifestantes están haciendo política, pero no se están (no nos estamos) erigiendo en representantes de nadie. Tampoco es necesario: el número es suficientemente grande como para hablar por si mismo, y legitimarse a si mismo.

      Copio tu conclusión:

      Nada de esto era necesario: ¿estás descontento? Pues te manifiestas y protestas lo que quieras.

      Eso se está haciendo, protestar y manifestarse. Es necesario porque los cauces de protesta normal han desaparecido. Los sindicatos y partidos políticos están vendidos a sus propios intereses, no a canalizar la voz del pueblo hacia el poder.

      Pero no busques más poder del que te corresponde.

      Nadie está pidiendo poder, puesto que no hay ningún partido político solicitando el voto para si mismo. Por otra parte, el pueblo español es soberano en España, mientras que el Gobierno y el Parlamento no lo son. Son poderes constituidos por la soberanía del pueblo español.

      Si quieres poder, funda un partido, elabora un programa electoral y preséntate a las elecciones.

      El hecho de que no se haya fundado un partido indica precisamente que no se busca poder. Este es un problema, porque si llega un momento en que los políticos actuales siguen sin responder, y alguien decide fundar un partido político, los mismos que ahora dicen: «si quieren participar, que funden un partido político», podrán decir «por fin sale a la superficie la mano negra ansiosa de poder».

      Es decir, realmente parece que protestar está bien, desde un plano teórico, pero desde las objecciones que planteas, no veo una forma legítima de llevar a la práctica esas protestas. ¿Cómo se puede hacer? Autoorganizada, como se está haciendo, no, porque no son formas. Organizada por partidos políticos, sindicatos y asociaciones, no, porque hay intereses detrás. ¿Entonces?

      Repito, por favor, que si en algún momento he parecido borde, nada más lejos de mis intenciones. Simplemente quería responder a lo que comentas de la mejor manera que sé, siempre dentro del respeto, porque mientras nadie venga a agredir (verbal o físicamente) a nadie, ni a amenazar a nadie, en una auténtica democracia con libertad de expresión, todas las opiniones tienen el mismo valor, incluso las de quienes no piensan como yo.

      • No te preocupes, no solo no me parece una respuesta borde sino que agradezco que te extiendas tanto. Es una pena tener que discutir de estas cosas por escrito y no con la cervecita (sin alcohol en mi caso) delante. Entiendo lo que dices y estoy de acuerdo en parte y en otras cosas no tanto.

        Respecto del derecho a manifestarse, puede que uno crea tenerlo, pero si las juntas electorales dicen «en este momento no puedes», ¿te pones por encima de la ley porque crees tener razón? ¿De verdad hay una necesidad de saltarse la ley?

        Estoy de acuerdo con las antidemocráticas dificultades que tienen los nuevos partidos frente a los actualmente mayoritarios. ¿Qué quieres que te diga? Pues que sí, que es verdad, que tienes razón, que no le va a ser fácil a nadie crear un partido y lograr que la gente les vote. Lo mismo te digo del funcionamiento nada democrático de los partidos. Es verdad claro que sí. Las listas abiertas arreglarían el 90% de los problemas, estoy convencido.

        El pueblo español está representado legítimamente por el parlamento, nos guste o no. Ésa es la base de la democracia. No comparto la idea que dices de que la soberanía está en el pueblo y no en el parlamento, por la sencilla razón de que ese «pueblo» del que hablas, y que contrapones al parlamento, para poder tener poder necesita tener una representación legítima. Y esa representación es precisamente el parlamento. Legítima y legal, a través de un sistema que les otorga un poder relacionado con su apoyo popular, en un proceso con garantías. Los manifestantes dicen cosas como «los políticos no entienden que los ciudadanos nos movilicemos al margen de ellos». Ahí se están arrogando una representatividad que no tienen y sí tiene el parlamento. La gente que sale a la calle no es «el pueblo», ni «los ciudadanos», sino «algunos ciudadanos», muchos menos de los que cualquier político representa. Yo no me siento representado por ningún partido, pero tampoco por los manifestantes que dicen ser «los ciudadanos». Te dejo un enlace, a modo de ejemplo:
        http://www.elmundo.es/elmundo/2011/05/19/espana/1305821165.html

        En cuanto al «poder» del que hablo, no hace falta ser político profesional para tener poder. Si tomas por la fuerza una plaza, haces públicas una serie de exigencias y amenazas con impedir que las elecciones discurran con tranquilidad, sin duda tienes un poder que las urnas, no te han dado, que el mecanismo adecuado para elegir representantes del pueblo no te ha dado. La voz de los representantes del pueblo es «proporcional» (más o menos) al apoyo popular demostrado en las urnas. Si quieres poder para cambiar cosas…

        Dices «realmente parece que protestar está bien, desde un plano teórico, pero desde las objecciones que planteas, no veo una forma legítima de llevar a la práctica esas protestas. «. Es verdad, es más o menos lo que digo: protesta todo lo que quieras (cuando legalmente sea posible hacerlo, claro), pero si quieres hacer propuestas concretas no vayas por fuera de los cauces democráticos de verdad. La vía es la misma para todo el mundo y tendrás que aceptar que la gente no te vote. Sí existe la vía legítima, aunque repito que tienes razón en que no es tan fácil para un partido nuevo. Pero en democracia hay que hacerse a la idea de que puedes tener unas propuestas maravillosas, tu partido las presenta y a la hora de la verdad la gente sigue votando a los mismos de siempre. Pues tendrás que asumir el dictamen de las urnas. También es verdad que los manifestantes están demostrando tener acceso a medios de comunicación en internet (facebook, twiter, etc.) que les permitirían hacer campaña y divulgar sus ideas, lo da a entender que se prefiere conseguir el poder por vías no democráticas antes que por la vía legítima que es creando un partido. ¿Qué más daría que alguien acusase a un nuevo partido de tener intereses detrás? Seguramente esa acusación se haría, pero es el camino en democracia.

        Bueno, repito que esto es una mierda de medio de comunicación/discusión, al menos comparado con estar charrando en un bar. Pero bueno, por si acaso también yo hago patente que no pretendo ser borde ni nada parecido. Gracias de nuevo por tu extensísima contestación. Es un detalle 🙂

      • Leñes, me he tirado un rato escribiendo, y se me ha borrado la respuesta sin querer. Haré un resumen resumido de lo que llevaba dicho:

        – Estamos de acuerdo en una cosa: hablar de esto por este medio es una mierda, sobretodo teniendo en cuenta que estoy de exámenes y el tiempo no me sobra.

        – Las manifestaciones no se están haciendo contra la ley. Es la Junta Electoral la que cree estar por encima, no de la ley, sino de la propia constitución, al permitirse el lujo de prohibirlas. Para llegar a esa conclusión, me dediqué a investigar la ley, y leí (entre otros):

        El art. 21.2 de la Constitución.
        El art. 50.4 de la Ley Electoral.
        Los artículos 3 y 5 de la Ley reguladora del derecho de reunión.

        Mi interpretación coincide con la que los Jueces para la Democracia exponen en este comunicado:

        http://www.publico.es/espana/377421/jueces-para-la-democracia-rechaza-la-prohibicion-de-las-protestas-elecciones2011

        Fin del resumen. Prosigo.

        Claro, ahora se puede poner un contecioso-administrativo y, dentro de dos o tres años, cuando salga la sentencia, se reinician las manifestaciones. Eso le encantaría al PP y al PSOE, que todos los que están en la calle se vayan a sus casas y les dejen gobernar para sí mismos y para los grandes empresarios en paz.

        Bien, los buenos ciudadanos se tragan todo lo que les echen, y siguen los cauces democráticos, y los españoles en general tenemos las tragaderas muy grandes, y podemos comer mucha porquería. Pero algunos ya tienen los estómagos llenos y son incapaces de comer ni un poquito de basura más. No me parece reprobable no acatar decisiones arbitrarias que van en contra de la ley, especialmente cuando no existen mecanismos legales que den respuestas eficaces para proteger a los ciudadanos de los desmanes de sus gobernantes.

        Esto me lleva a una última consideración y es que, si ayer decía que en cierto modo estas manifestaciones sí eran un acto electoral, hoy eso ha pasado a segundo plano y el objetivo número uno es la defensa del propio derecho de reunión. Cosa que no se habría producido si no se hubiesen prohibido en primer lugar. Ahora sí se puede decir que “esto con Franco no pasaba”.

        La soberanía está en el pueblo, así lo dice la constitución. En un régimen democrático así debe ser. El parlamento es el órgano de representación legitimado por el pueblo, aunque mi opinión es que a estas alturas del partido, pese a seguir estando legitimado por la forma, ha dejado de ser de representación, puesto que ha empezado a legislar en contra de los intereses del pueblo, y a favor de sus propios intereses y el de los grandes empresarios (especialmente, banqueros). Lo demuestran cinco millones de parados, pérdida de los derechos laborales, recortes sociales, violaciones constantes de la separación de poderes, e incluso la producción de actos administrativos ilegales, como el que hablamos en el último mail, que no debo comentar aquí, o la propia vulneración del derecho de reunión. Todavía estoy esperando un decreto-ley o un estado de alarma.

        Aceptando que la expresión “los ciudadanos” no significa “algunos ciudadanos”, creo que también habría que aceptar que tampoco significa “todos los ciudadanos”. Se trata de una expresión imprecisa que se ha aclarado repetidamente con la frase “no representamos a nadie” o “sólo nos representamos a nosotros mismos”. La pena es que ahora no tengo ningún enlace para pasarte, aunque creo que en la entrada hay uno del diario Ideal de Granada, donde aparece esa aclaración.

        Respecto al poder, las plazas no se han tomado por la fuerza. De hecho es admirable que, con la cantidad de gente que hay, no hayan ocurrido altercados. Si miras el video del desalojo en Granada, verás quienes son los que hacían fuerza (los antidisturbios, y sólo en la medida justa para llevarse a la gente sin hacerles daño). La Junta Electoral sí quiere que las plazas se desalojen por la fuerza, por suerte la policía es suficientemente sensata para darse cuenta de que introducir violencia en un movimiento no violento, sólo produciría disturbios donde no los hay. Tal vez el Gobierno es lo que pretende, que la gente tenga que defenderse para poder acusar a los manifestantes de tomar las plazas por la fuerza.

        Son mis amigos los que me están diciendo que vaya a la plaza a las 20:00, y si quiero, que me quede. Si yo voy, como han hecho ellos, y me siento por allí, no estoy haciendo fuerza, sólo estoy utilizando el espacio público, y mi derecho de reunión.

        No se han hecho exigencias y amenazas para impedir que las elecciones discurran con normalidad. Lo que se pedía era que la gente piense a quien está votando, y que recuerde todo lo que han hecho tres grandes partidos contra ellos a lo largo de los últimos años. No creo que nadie vaya a impedir que la gente acceda a los colegios electorales (aunque tú estás en Valencia, donde sí hay acampadas, no como en mi pueblo, así que si me dices que alguien te ha amenazado o te ha impedido ir a votar con tranquilidad, no dudaré de tu palabra ni durante un instante, y me indignaré mucho contra esa gente). Ahora lo que se está haciendo, más bien, es resistir por conservar el derecho a reunión, que ya que nos han quitado el trabajo, el sueldo, muchos derechos laborales, dos años de jubilación, nos han bajado nuestras pensiones futuras, y mucha gente hasta ha perdido sus viviendas, y algunos de nosotros nuestros negocios familiares, ya es lo único que nos queda, el derecho a salir a la calle a protestar, eso sí, sin hacer daño a nadie.

        La participación ciudadana directa, incluidas las manifestaciones, son también cauces democráticos de protesta. Como he dicho antes, esto con Franco no pasaba, pero ahora, gracias a la democracia (y a los que lucharon por ella), sí pasa. El derecho de reunión es lo primero que restringen los dictadores, porque es el primer cauce democrático para la participación ciudadana, y para que la voz del pueblo se escuche.

        De todos modos estoy de acuerdo contigo en que el cauce más directo para conseguir un cambio sería concurrir con una candidatura a las elecciones. Personalmente me parecería bien que, sin perjuicio de las manifestaciones que se puedan continuar realizando, se crease un partido político, y se presentasen Enrique Dans, David Bravo, David Casacubierta y otros a los que llevo siguiendo desde hace ya más de diez años y cuyas opiniones y actos respeto y admiro. Yo les votaría.

        Hala, al final me ha salido un texto super largo… ¡Y eso que perdí un buen trozo! Termino diciendo que tu respuesta no sólo no me ha parecido borde o grosera, sino que me parece interesante porque, por primera vez he escuchado a alguien argumentar en contra de las manifestaciones diciendo cosas sensatas. Que hasta ahora todos los que he escuchado/leído dicen unas barbaridades autocontradictorias que… Aprovecho para disculparme de nuevo, y por si acaso te ha parecido que yo he sido borde o desagradable o algo así. Reconozco que puede ser que esta vez suene más cortante, pero no es porque esté enfadado ni nada de eso, sino porque voy con un poco de prisa, y supongo que eso se notará.

        Me voy a estudiar, que si les digo a mis profesores que no me sabía las preguntas porque estaba arreglando el país en mi blog, seguro que no cuela.

  4. Estudia…
    Dentro de unos días veremos las cosas con más perspectiva.

    • Llevas toda la razón, a ver como van pasando las cosas…

      Este examen creo que lo voy a aprobar casi seguro, pero hay que echar el resto para asegurarse, y de paso a ver si saco buena nota ^_^

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s