¿Qué es un macho? ¿Qué es un hembra? (I)

En estos días me están “obligando” a hacer una reflexión profunda sobre el sistema sexo-genérico. Para mí es muy fácil cerrar los ojos y decir “mi biología no tiene importancia”, o, como dijo Simone de Beauvoir “la biología no es destino”. Sí, mi cuerpo tiene unas características determinadas ¿Y qué pasa con ello? No le hago caso, eso no vale, lo que vale es el cerebro, los procesos de pensamiento, la lógica, los sentimientos. Puedo cerrar los ojos y no pensar más en ello. Simplemente.

Sin embargo, en el proceso de reflexión que se está viviendo dentro de la casa, me he encontrado con personas que dicen que la realidad sexo-genérica es algo que está ahí, que no se puede ignorar, que de algún modo nos condiciona, y no es una teoría o algo abstracto. La realidad de las diferencias entre machos y hembras es evidente, real, igual que también son evidentes las realidades intersex, que con su mera existencia invalidan la afirmación de que la humanidad está dividida únicamente entre hombres y mujeres.

Me han hecho ver, también, que la postura de negarse a atender a la biología es biologicista, desde el punto de vista en que uno evita tratar los puntos de debate relacionados con la biología con la sentencia absoluta de “eso no tiene importancia”. Decir que la biología no tiene importancia por ser biología es tan determinante como decir que las hembras tienen que ser mujeres por ser hembras. Hace falta profundizar más.

Pensar sobre esto también me ha llevado a reconocerme como biologicista en otro punto. Soy biologicista porque me hormono. Necesito construir mi cuerpo dentro de una biología masculina para sentirme bien y tranquilo conmigo mismo, y en ese camino no me importa jugarme la salud, el dinero, el tiempo o la paciencia. Necesito que mi biología se acerque lo máximo posible a mi identidad de género. En parte por eso me hace daño aceptar el término “hembro”, que se utiliza en este proceso.

Un amigo, que ha leido mucho más que yo sobre el tema, sostiene que la concepción de “macho”, “hembra” o “intersex” es una construcción cultural que se ha hecho a partir de la evolución de la medicina. Para ello suele apoyarse, entre otras obras, en “La construcción del sexo”, de Laqueur, que muestra como las representaciones de las diferencias sexuales entre hombre y mujer han ido variando en función de la ideología de la época, pasando de un modelo “unisexo”, en el que se consideraba que el cuerpo del hombre y el de la mujer eran iguales en materia (con fluidos parecidos, como la sangre, orina, leche, semen), y que sólo una diferencia metafísica hacía que las mujeres se desarrollasen de manera imperfecta en relación al desarrollo del cuerpo del hombre, que sí que era perfecto, hasta el modelo de dos sexos que es el que tenemos ahora, que diferencia, no sólo la forma de los genitales, sino el organismo entero.

De modo que el sexo, que nosotros damos como algo “natural”, “inevitable”, “de nacimiento”, es en realidad otro sistema de representación cultural. Él me lo explica, y también me lo explica la teoría queer, pero a la hora de la verdad, cuando yo intento explicarlo aquí, no soy capaz. Quizá me vendría bien leer algo más sobre el tema, porque al final siempre me doy de boca contra la evidencia de que, lo mires como lo mires, la diferencia física existe. Ya puedes decir que es un solo sexo que se desarrolla de manera más o menos perfecta, o que son dos sexos totalmente diferenciados… la gente puede estirar el dedo índice y señalar que somos distintos, como si jugásemos a un pasatiempo de “las siete diferencias”.

Así que tengo que reflexionar un poco más. Intuitivamente, desde mi desconocimiento del trabajo que han hecho otros autores, siento que la construcción del sexo no es tan real ni tan firme como me han dicho, pero lo cierto es que mi razón no es capaz de darme explicaciones lógicas que resulten convincentes. Y no puedo hacer caso simplemente a mi intuición, porque es evidente que el deseo profundo que albergo en mi corazón es huir de mi biología hacia una biología de macho. Tengo que fundamentarme bien.

5 comentarios

Archivado bajo Reflexiones

5 Respuestas a “¿Qué es un macho? ¿Qué es un hembra? (I)

  1. Mónica

    Creo que tendras que usar estadisticas y porcentajes para poder explicar toda la realidad que hay. Etiquetas hay en todos los idiomas y es porque la sociedad las considera utiles.

    Que la biologia influye es innegable. No solo a nivel hormonal sino emocional. No se si eso esta programado en el ADN o es algo cultural, pero si tengo claro que al cabo de unos años de vida, el cerebro y el cuerpo se adaptan el uno al otro y como haya disforia entre ellos, es que no acabas de ser feliz.

    Cuando comparas con los demas puede que no te guste ser:
    blanco-negro-amarillo, rubio-pelirrojo,moreno, ojos azules-verdes-marrones, con pocas tetas,con pocos musculos,peludos, lampiños, hombre-mujer …. fobias y disforias hay muchas.

    ¿Basta teñirse el pelo para trampear o hay que ponerse siliconas en algun sitio concreto.?

    La cuestion es si la vida es «llevable» con lo que te ha tocado o no lo es. A mas llevable, menos te complicas la vida y mas aceptas tu etiqueta sin darle mas vueltas.

    Las etiquetas son mas especificas cuando mas describen al conjunto de individuos y logicamente va menguando en numero a medida que se es mas preciso. Al final se llega a la definicion total con la etiqueta «nombre y apellidos» y define a un unico individuo.

    ¿Tu quieres redefinir macho y hembra a nivel emocional?.
    Buena suerte!!!!

    Mónica

    • Uhm… conozco a personas que, para definir su identidad de género utilizan su nombre, simplemente. No se si has leido alguna vez a nuestra común amiga decir que su género es «Kim».

      No me quiero redefinir macho ni hembra a nivel emocional, sino que quiero reflexionar sobre la forma en que la biología de base condiciona la autodefinición del género, o de la forma de vivir el género.

      A ver si la siguiente entrada resulta algo más clarificadora. ¡Y gracias por el comentario!

  2. kike

    creo ke en tu estudio debes tener en cuenta de ke todo esta manejAdo siempre por la cultura desde la ke se muestra el estudio, por tanto, si la cultura tiene unos parametros muy definidos de el hombre y la mujer como dos seres distintos, utilizaran toda la biologia a su alcance para fundamentar esto y llevarlo a su terreno.
    esto lo digo porke hace poco lei un estudio sobre parejas de dos individuos del mismo sexo en multiples especies de animales, tanto en cautividad como en la natraleza libres. el articulo ke lei decia ke hasta ahora eran muchos los biologos ke se habian encontrado con esta realidad en los animales, pero, como la sociedad en la ke vivimos se guia por la teoria darwiniana de ke los individuos se emparejan para reproducirse como unico fin, y como en la sociedad nuestra se tacha a los homosexules como algo contra natura basandose en esa teoria, los biologos hasta ahora an obviado esos comportamientos de sus estudios, rechazandolos y omitiendolos. han sesgado años y años d trabajos biologicos, intentando borrar esa realidad ke ahora kieren estudiar mejor. otra razon era ke como la cultura de la ke partian esos biologos decia ke las parejas deben formarse entre macho y hembra, cuando hacian sus estudios no se molestaban en comprobar si eran macho y hembra o del mismo sexo, daban por hecho ke era uno de cada. asi ke imagina cuando les ha dado por analizar el adn en los casos en los ke no se les distinguia a los sexos por el exterior…
    asi ke estas cosas tb deberias tenerlas encuenta cuando te documentes.
    cuidate. un abrazo.

    • Hola Kike:

      Muchas gracias por tu comentario. En efecto, muchos de los estudios «científicos» realizados están sesgados por las perspectivas culturales de los que realizan dicho estudio. De hecho, mis propias reflexiones están sesgadas por mis propios puntos de vista.

      Como curiosidad, te cuento que otro de los motivos por los que no se ha profundizado más en los casos de la existencia de parejas del mismo sexo en el reino animal ha sido la resistencia de las personas homosexuales a reconocer que la homosexualidad no es un rasgo exclusivo del ser humano, pues utilizaban esto como herramienta en su discurso político.

      • kike

        es cierto, de hecho otro de los problemas por los ke no se ha estudiado es lo mismo, pero por parte de los politicos y dirigentes heterosexuales y conservadores esos: utilizan el argumento de ke la homosexualidad va contra natura porke en la naturaleza las parejas solo se dan entre machos y hembras por el fin de la reproduccion.jajaja, van a tener ke cambiar sus argumento para oponerse.. a ver ke se inventan…
        esta claro ke todos opinamos desde nuestra propia perspectiva, pero eso no da derecho a omitir parte de la informacion porke no gusta o no viene bien.
        el mundo deberia ser mas coherente y darle importacia a las cosas ke las tienen.
        no creo ke tenga mucho sentido empeñarse en etiketas, nombres y grupos… hay ke dejarse fluir… como conclusion mia personal, jeje.
        cuidate pablo. un abrazo.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s