Archivo diario: 31 diciembre, 2009

Año nuevo.

A petición de Arguez (que narices, cuando lo vi en su album de fotos, ya decidí que me iba a copiar) voy a hacer algo muy propio de estas fechas: listas de deseos.

10 SUEÑOS REALISTAS PARA EL 2010

  1. Que me cambie la voz.
  2. Que los camareros dejen de llamarme señora o señorita.
  3. Viajar a Ecuador.
  4. Conseguir o crear un empleo del que pueda vivir (no estoy del todo seguro de que este sea un sueño realista).
  5. Ponerme un poco en forma.
  6. Perder algo de peso.
  7. Alcanzar la media de 50 visitas diarias en el blog.
  8. Aprobar las oposiciones (si es que se convocan)
  9. Mantener a mis viejos amigos y hacer amigos nuevos.
  10. Que mi familia y amigos tengan buena salud.

10 SUEÑOS IMPOSIBLES PARA EL 2010

  1. Publicar algo, que no sea autopublicado y ganar dinero con ello.
  2. Trabajar dando clases.
  3. Que toda mi familia me llame Pablo y me trate en masculino (oye, por pedir que no quede).
  4. Hacerme la masectomia.
  5. Comprarme un audi TTS Roadster.
  6. Ponerme en forma (por completo).
  7. Perder todo el peso que me sobra.
  8. Conseguir documentos legales con mi nombre y sexo legal reales.
  9. Ir a París y a Eurodisney.
  10. Que quien quiera que me quiera me quiera como quiero que me quiera.

SUEÑOS QUE HE CUMPLIDO EN 2009.

  1. Vivir como hombre.
  2. Que me den luz verde para empezar a hormonarme (la hormonación empezará realmente el año que viene, pero cuenta como logro de este año).
  3. Conocer a personas como las que he conocido este año.
  4. Entrar en Conjuntos Difusos (no sabía que era uno de mis sueños hasta que se realizó).
  5. Independizarme de mis padres.
  6. Tener un grupo de rol estable para jugar en mesa.
  7. Lo que cierta persona sabe y no voy a contar.
  8. Que alguien publique algo que haya escrito yo.
  9. Viajar mucho y barato.
  10. Recibir a muchos amigos de visita en casa (me han faltado Drosan y Arguez, a ver cuando se animan).

NO QUIERO MORIR SIN:

  1. Volver a Praga.
  2. Volver a enamorarme.
  3. Transcribir los diarios de mi abuelo.
  4. Publicar un libro.
  5. Tener un trabajo que me guste y me permita vivir de él.
  6. Que se retire la transexualidad del DSM y el CIE.
  7. Que deje de obligarse a las personas trans a recibir permiso de un psicólo/psquiatra para acceder a los tratamientos médicos que necesiten.
  8. Que se pueda cambiar de nombre y sexo legal sin requisitos, o, por lo menos, con los mismos que se exigen para el cambio de nombre normal. O que cada cual se pueda llamar como quiera y que desaparezca la mención del sexo en el DNI. O todo ello al mismo tiempo.
  9. Que un hombre transexual pueda concebir un hijo y nadie se sorprenda.
  10. Soplar una tarta de cumpleaños con, al menos 85 velas, y además tener buena salud física y mental.

A la hora de hacer las listas, me ha resultado más fácil hacer la de «sueños cumplidos en 2009» que la de «sueños imposibles para 2010» (esa ha sido la que más me ha costado). La más fácil ha sido la de «no me quiero morir sin…». Normalmente, al final del año se puede decir que ha sido un año bueno, o «¡que ganas de que acabe ya este puto año!». Para mí, 2009 ha sido una jodida montaña rusa, que unos días me ha llevado a rozar el cielo con la punta de los dedos y otras veces me ha hecho sentir que tocaba fondo. Pero incluso el día que dije «hala, ya está, ya he tocado fondo», me sentí muy aliviado de pensar que a partir de entonces sólo podía subir. Lo que no sabía es que subiría, bajaría, subiría, bajaría, volvería a subir… Hay muchos momentos que preferiría no haber vivido, y que no le deseo a nadie, pero también han habido muchos otros perfectos (y decir perfecto es decir mucho), y creo que han ganado en número e intensidad a los primeros.

En cierta ocasión le comentaba a un amigo que me daba algo de envidia la gente que lleva vidas plácidas y tranquilas. Creo que los rostros redondos y blandos de los funcionarios que estaban presentes en la oposición de la AGE se me quedaron grabados y por un momento pensé ¡Ojalá yo pudiese conocer esa placidez que ellos reflejan en sus caras! Pero mi amigo me dijo muy sabiamente que, salvo accidentes puntuales, fallecimientos y cuestiones relacionadas con la salud de la familia o propia, las vidas de todo el mundo tienen altibajos. Para quienes tienen vidas muy estables, los momentos bajos nunca se alejan demasiado del estado de tranquilidad normal, pero sus momentos altos tampoco son muy altos. Encambio, quienes llevamos vidas más intensas, cuando estamos bajos, estamos muy bajos y lo pasamos fatal (él nos incluía en ese grupo, y es que también lleva una vida muy intensa) pero cuando estamos arriba alcanzamos cotas muy altas y vemos un paisaje que los otros no pueden ni imaginar. No tuve más remedio que darle la razón.

Debe gustarme eso de la montaña rusa, porque para este año que viene no preveo más estabilidad que en el año anterior. Sin embargo, si a principios de 2009 tenía la sensación de encontrarme caminando sobre los cascotes de la vida tan bien montada, que tanto trabajo me había costado conseguir, y que había tirado abajo en tan solo unos meses, con una sola decisión, ahora veo el horizonte lleno de proyectos nuevos y estimulantes. Eso sí, lo nuevo y estimulante suele estar reñido con la estabilidad.

Hala, vamos a por el 2010. ¡¡¡Feliz año nuevo a todos, todas, todes y td*s!!!

P.D. Antes de que acabe el año, le robo una foto a Arguez.

6 comentarios

Archivado bajo Reflexiones