Revisión de facturas.

Cuando tomé la decisión de empezar a luchar por ser yo mismo, había algo que me frenaba: el alto precio a pagar. Tenía toda mi vida planificada para vivirla bajo aquella otra identidad.

No sólo hice planes. También había trabajado mucho, había puesto muchas ilusiones, esperanzas y esfuerzos, y esperaba recoger los frutos de todo aquello. Pero sabía que la condición indispensable para ello era ser mujer.

Soy la misma persona que era. Me gustan las mismas cosas, pienso de la misma forma. También han habido cambios: ahora me comprendo mejor a mi mismo, y he encontrado la respuesta a ciertas cosas que yo solía hacer o pensar que nadie comprendía, ni siquiera yo. Ya no tengo que luchar conmigo mismo y, en general, estoy más tranquilo y feliz, aunque al mismo tiempo a veces sufra.

¿Por qué el yo que soy ahora no puede continuar con la vida del yo que era antes, si soy la misma persona? ¿Por qué el precio que he tenido que pagar para ser yo mismo ha sido renunciar a mi vida?

Me parecía un precio excesivo, pero lo pagué.

Hoy Mic ha firmado las escrituras del piso en el que íbamos a vivir los dos, y le han dado las llaves. Me alegro mucho por él, y espero que sea feliz allí, pero al mismo tiempo es como si revisase la factura de lo ya pagado. Como cuando echas cuentas y dices «sí, tenía que comprarlo, pero… ¡¡¡que caro está todo!!!».

En general, creo que no he hecho un mal trato, pues los éxitos en la vida no tienen sentido si no puedes disfrutarlos. También sigo pensando que aquí el más perjudicado no he sido yo, si no Mic, que es el que pagó la otra parte del precio, sin llevarse nada a cambio. Y friamente, entiendo por qué las cosas han tenido que ser así.

Pero la parte más irracional, la que no atiende a razones, sigue sin comprender por qué no podía ser todo más sencillo.

3 comentarios

Archivado bajo Parientes y amigos, Reflexiones

3 Respuestas a “Revisión de facturas.

  1. He provocado que me interpretes mal… ¡hay pajas mentales gloriosas!… como las de He robot

    Con un genio como Assimov se puede uno permitir butades y deslices como los míos.

    Tiene usted razón.

    Y en cuanto a lo del heavy también tienes razón… pocas veces me verás a mí opinar sobre agit-pop del cual no tengo ni la más remota ni puta idea. Ni me gusta, ni no.

    Leí cuidadosamente tu artículo decaído… pero no supe qué ponerte.

    Un abrazo, Pablo.

  2. Filosóficamente ya quedó desterrada la existencia del «yo» como ente existente e invariable… es más no somos nosotros mismos casi nunca salvo que tengamos ocasión de detener el instante. Ni fuimos, ni seremos. Somos y sin embargo ya no somos. Por eso las cosas no pueden ser tan sencillas como queremos. La realidad no lo es. Es contradictoria, confusa y acojonante. Por eso mola.

    hablando de pajas mentales…

    Un saludo cordial.

  3. Hola Pablo,
    no has podido elegir, creo yo. Quiero decir que el otro camino, aparentemente cuesta abajo, te hubiese acabado llevando al fondo de un pozo del que tarde o temprano hubieses tenido que salir, pero partiendo desde mucho más abajo. Solo podías elegir ser fiel a lo que eres, a lo que sientes.

    Muchas cosas en la vida nos vienen impuestas y sin posibilidad de recurrir. Hay que aguantarse, y seguir adelante. Eso también vale para «Mic».
    Un abrazo

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s